Podrá Estados Unidos volver a tener un presidente que deje caer el micrófono o una primera dama que rapea sobre ir a la universidad?

Barack y Michelle Obama, posiblemente, están más versados en la cultura pop que cualquier otra pareja que ha ocupado la Casa Blanca. Y en cuatro meses, cuando su mandato concluya, partirán como celebridades, abrazados por los dos árbitros de lo cool en Estados Unidos: Hollywood y el hip-hop.

Ha sido un camino de dos vías. Los Obama son amantes de la cultura pop y la han utilizado para comunicarse con el público de una manera que es rara entre las figuras políticas. Se presentan en los programas de televisión de moda, hacen referencias a la música popular y usan a los artistas que la producen para promover su agenda al mismo tiempo que dejan claro que están en el juego-.

Este verano, el presidente Obama se sentó en un taburete con una mirada inexpresiva mientras recitaba lentamente las noticias con el anfitrión del Tonight Show Starring Jimmy Fallon; fue la segunda vez que el presidente hizo ese segmento. La primera dama se metió en un coche con el comediante James Corden para su popular sketch Carpool Karaoke . Allí rapeó junto a Missy Elliot una canción grabada para apoyar una iniciativa para impulsar la educación de las niñas. Luego cantaron el éxito de Elliot Get Your Freak On . Para muchos, la popularidad de los Obama ha sido una bocanada de aire fresco y una política inteligente.

NOTICIA: ¿Cómo será la vida de Obama después de la Casa Blanca?

El presidente siempre ha tenido un atractivo más allá del mundo de la política, incluso en la campaña del 2008, cuando sacudió sus hombros , dijo el estratega demócrata Jamal Simmons.

La descripción del trabajo sobre cómo alcanzar el cargo público más alto del país es similar a la descripción de trabajar en el mundo del espectáculo , agregó Simmons. Tienes que alcanzar las notas. Tienes que ser un buen comunicador . Para otros, sin embargo, una figura política como actor es algo impropio. La primera vez que el presidente recito lentamente las noticias era candidato a la reelección y la expresentadora de Fox News, Gretchen Carlson, dijo que aparecer en programas de comedia demeritaba el estatus de la oficina presidencial .

La sorpresiva aparición de Michelle Obama en los premios de la Academia del 2013 para presentar el premio a la mejor película, vía satélite, también provocó murmullos. Ella es tan glamorosa como cualquier otra estrella (y) se siente cómoda en ese papel , dijo en su momento, Anita McBride, quien se desempeñó como jefa de Gabinete de la primera dama Laura Bush y ahora es una ejecutiva residente en la American University.

Lo trendy y los Obama a menudo sientan un nexo sin precedentes. Las redes sociales, que no eran una fuerza cultural hace ocho años, ahora son la sede de las conversaciones más vigorosas del país y la política. Y la cultura urbana, con su inclinación hacia las celebridades negras, domina la escena nacional de las artes. En muchos sentidos, han sido un presidente y una primera dama adecuados para un momento tan cultural. La suya es una de las primeras familias más jóvenes en la historia del país y la primera afroamericana. Como tal, iban a ser diferentes sin importar lo que pasara. La conexión de la pareja con la cultura popular sólo ha añadido otra capa a la narrativa.

Al principio, los oponentes políticos de Obama repararon sobre los riesgos de su caché en la cultura pop.

Cuando su esposa le dio un golpe de puño después de que se aseguró la nominación presidencial demócrata en el 2008, fue otra cosa que hizo que los críticos se les echaran encima; Fox News se preguntó si era un tipo de saludo terrorista . Otros, que reconocieron el choque de puños como parte de la cultura del hip-hop, se miraron perplejos por la interpretación negativa. Aún así, se convirtió en una distracción para la campaña y confirmó que no todos los aspectos de la cultura pop son comprendidos o aceptados universalmente.

NOTICIA: 6 citas del discurso de Michelle Obama en la convención Demócrata

En ese momento, el rival republicano de Obama, el senador John McCain, publicó un anuncio de campaña llamado Celeb, designando a Obama como la mayor celebridad en el mundo y comparándolo con Britney Spears y Paris Hilton. La crítica perduró: ¿Quieres hablar con personas famosas o quieres resolver los problemas de un mundo peligroso?

Obama y sus estrategas determinaron que la pregunta era obsoleta. Ellos pensaron que podían aprovechar su fama para impulsar su agenda. Tan sólo unos meses después de su toma de posesión, hizo historia como el primer presidente en ejercicio en aparecer en un programa de variedades nocturno cuando estuvo en The Tonight Show with Jay Leno para impulsar su agenda económica.

No puedes hacer sólo una entrevista en la prensa o una entrevista en TV o incluso una entrevista que va a estar en la red , dijo Jon Lovett, un exredactor de discursos de Obama. Tienes que encontrar dónde está la gente, que está recibiendo su información de un montón de lugares diferentes, incluyendo el entretenimiento .

Nosotros, como cultura, hemos decidido que queremos que nuestras figuras políticas hablen no sólo a través de medios totalmente secos y aburridos , agregó. Queremos tener una idea de ellos como personas a través de los programas de humor y las entrevistas personales, junto con todo lo demás .

El uso de la cultura popular para involucrar a sus seguidores tras ganar la elección fue un paso valiente para Obama. Otros presidentes habían aparecido en programas nocturnos y programas de comedia, mientras competían en las elecciones, pero la mayoría se detuvo una vez que llegaron a la Oficina Oval.

Los presidentes en turno no hacían eso , dijo Robert Thompson, director y fundador del Centro Bleier para la Televisión y la Cultura Pop en la Universidad de Syracuse.

Richard Nixon fue ayudado por su aparición en Laugh-In como candidato. Jack Kennedy estuvo en Tonight with Jack Paar cuando se postuló para el cargo. Bill Clinton memorablemente tocó el saxofón en el The Arsenio Hall Show. Pero las apariciones en otros programas de TV eran pocas, dijo Thompson.

Obama siguió asistiendo porque él y su equipo pensaron que jugaba con sus fortalezas, dijo Stephanie Cutter, que ha sido una importante asesora para los Obama. Las apariciones en los late nights eran sumamente eficaces no sólo para llegar a la gente, sino para comunicar que el entonces senador Obama era una persona real y agradable, y que la simpatía y la confianza eran un largo camino cuando las cosas se pusieron difíciles, como durante la crisis financiera , dijo.

El presidente tiene un ingenio seco. Michelle Obama es simplemente divertida , dijo Cutter, que ayudó a crear el programa Let’s Move de la primera dama. En términos de la entrega de mensajes, no siempre tienes que golpear a la gente en la cabeza con un palo. Puede llegar a través de la comedia y las parodias, (pero) no todos los políticos o figuras públicas tienen el conjunto de habilidades para hacerlo . La oficina del ala este de Michelle Obama se ha convertido en una especie de laboratorio de la Casa Blanca para probar nuevos medios de comunicación. Después de su discurso del 2008 en la Convención Nacional Demócrata, una amplia gama de solicitudes de los medios comenzó a llegar, dijo Cutter, y Obama comenzó a desarrollar un amplio perfil en los medios.

NOTICIA: Cinco lecciones de la campaña contra la obesidad infantil de Michelle Obama

Experimentó en las redes sociales, publicó fotos de su infancia en Instagram. Su número de seguidores superó el número de seguidores de la cuenta principal de la Casa Blanca. Y su personal hizo alianzas con estrellas de Internet en YouTube y Vine, algunos de los cuales han llegado a Washington para hacer videos tontos con la primera dama.

Me considero como una mujer promedio , dijo Obama a Variety este verano. Aunque soy la primera dama, yo no fui la primera dama toda mi vida. Soy un producto de la cultura pop. Soy consumidora de la cultura pop y sé lo que resuena con la gente. Sé qué es lo que los hará reír y lo que consideran como un poco tonto. Y cada vez que mi equipo se me acerca con ideas y conceptos, pensamos en general; ‘¿esto es realmente gracioso? ¿la gente lo va a entender? .

El presidente le ha dado el crédito a su esposa por tomar riesgos. Antes de sentarse con Zach Galifianakis en Between Two Ferns para hacer que los jóvenes se inscribieran a la Ley de Asistencia Asequible, la primera dama tuvo un concurso de lagartijas con Ellen DeGeneres para promover la salud.

Michelle entendió esto desde un principio, porque tenía menos recursos , dijo el presidente a la revista New York Times este año. Hay que aprovechar las distintas plataformas, porque una charla informal simplemente se pierde en el ruido de hoy. Las personas ya no son parte de una gran conversación, sino que son parte de un millón de conversaciones. Estás buscando dónde está la cultura para conseguir que el mensaje llegue .

Obama debe saber que pocas horas después del episodio de Between Two Ferns, más de 19,000 personas habían visitado HealthCare.gov. Ese sketch, dijo el presidente, atrajo a más jóvenes a inscribirse en el cuidado de la salud que cualquier otra campaña.

Este éxito animó a su administración para seguir utilizando plataformas no tradicionales para discutir asuntos serios. El año pasado, Obama visitó el garage del comediante Marc Maron para grabar un episodio del popular podcast WTF, donde compartió sus puntos de vista sobre el terrorismo, el control de armas y el racismo.

Los métodos de los Obama para la comunicación con el país han cambiado las expectativas de cómo debe actuar un presidente y la primera dama, dijo Amanda Miller Littlejohn, una consultora de relaciones públicas y personal branding. De hecho, cuando los Obama dejen la Casa Blanca, la cuenta de Twitter del presidente, @POTUS, será declarado como el ganador de la elección. Lo mismo ocurrirá con la cuenta de Instagram de la Casa Blanca. El futuro de la cuenta @FLOTUS dependerá de si hay una primera dama en lugar de un primer caballero tras la elección.

Usted vio la Casa Blanca en el pasado como un institución intocable y ajena , dijo Miller Littlejohn, añadiendo que la cultura pop y la Presidencia ahora pueden estar vinculadas de forma permanente.

La carrera del 2016 para presidente, también, ha reflejado esto. El candidato republicano Donald Trump ha sido una estrella de televisión y es conocido por su uso voraz de Twitter. La candidata demócrata Hillary Clinton recientemente escribió un ensayo para la revista Teen Vogue, ella se tomó una selfie el año pasado con la famosa pareja de Kim Kardashian y Kanye West, y se ha ganado una reputación por trollear deliberadamente a Trump en Twitter.

#GraciasObama.

Krissah Thompson cubre la oficina de la primera dama para The Washington Post

mfh