Roma. El partido derechista Liga y los también antisistema del Movimiento 5 Estrellas se declararon cerca de un acuerdo para formar gobierno, una posibilidad que provoca temores en la Unión Europea.

Los dos partidos anunciaron haber redactado un acuerdo de 22 puntos a lo largo de 40 páginas, que ya está siendo examinado por sus respectivos jefes de fila, Lugi di Maio del 5 Estrellas, Matteo Salvini por la Liga.

Salir del euro, negociar de nuevo los tratados europeos, cancelar 250,000 millones de euros de deuda con el Banco Central Europeo (BCE) son ideas de las dos formaciones antisistema que han puesto a temblar a las autoridades europeas.

La Bolsa de Milán cayó 2.32% al cierre, y el mercado de la deuda volvió a tensarse.

El posible primer ejecutivo antisistema de la historia italiana, que el influyente diario económico Financial Times editorializó como la “llegada de los bárbaros” a Roma, pese a representar a los vencedores de las elecciones del 4 de marzo, va a caer como una bomba en Europa.

“Tenemos que solventar algunas cuestiones y hallar los medios, pero estamos de acuerdo en los objetivos” explicó Di Maio a la prensa, mientras que aseguró que el acuerdo llegará.

En el borrador de acuerdo publicado por el diario Huffington Post se enumeran una serie de “medidas técnicas de naturaleza económica y legal que permitan a los estados miembros abandonar la unión monetaria para así recuperar su soberanía monetaria”.

Sin embargo, la eventual salida del euro fue desmentida este miércoles: “no se ha puesto en discusión la moneda única”, precisaron fuentes de los dos partidos.

Otro punto plantea la posibilidad de solicitar al BCE, dirigido por el italiano Mario Draghi, la cancelación de unos 250,000 millones de euros de la deuda italiana adquirida en Bonos del Tesoro.

Otra medida recomendada es la creación de un “comité de conciliación”, una estructura paralela al gobierno encargada de resolver los desacuerdos entre las dos fuerzas políticas y hacer frente a emergencias.

“Destruir a Italia para destruir a Europa”, escribió el diario La Repubblica, cercano a la izquierda.

En una serie de videos transmitidos en sus cuentas de Facebook, los dos líderes prometieron someter el acuerdo al voto de los italianos este fin de semana, a través de Internet o de bancos instalados en toda la península.

Salvini respondió también a las críticas peyorativas y aseguró que prefiere “ser bárbaro que siervo” de la política de la Unión Europea.

El paladín xenófobo, que transformó la Liga en una fuerza nacionalista, adelantó que el acuerdo se cerrará este miércoles más rápido que en Alemania, donde se demoraron seis meses para llegar a un pacto de gobierno.