Washington/Ginebra. Naciones Unidas (ONU) expresó el día de ayer su profunda preocupación por las deportaciones masivas de inmigrantes haitianos por parte de Estados Unidos y advirtió que personas con solicitudes de asilo serias pueden estar en riesgo.

"Las expulsiones masivas y sumarias que se realizan actualmente, (...) sin tratar de determinar las necesidades en términos de protección, son contrarias al derecho internacional y pueden constituir devoluciones", dijo en un comunicado el jefe de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), Filippo Grandi.

La "devolución" consiste en retornar solicitantes de asilo a países donde enfrentan persecuciones o amenazas y es ilegal bajo el derecho internacional.

ACNUR había señalado previamente que todas las personas que piden asilo tienen derecho a que se consideren sus demandas.

"Estamos seriamente preocupados por el hecho de que parece que no ha habido ninguna evaluación individual en los casos (de Haití)", señaló la portavoz del organismo internacional, Marta Hurtado, a los periodistas en Ginebra.

Esto, prosigue, indica que "quizás algunas de estas personas no han recibido la protección que necesitaban".

La portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, Shabia Mantoo, precisó que solicitar asilo es un "derecho humano fundamental". "Pedimos que se respete ese derecho", aseveró.

Sus afirmaciones se producen después de que Washington comenzara a enviar durante el fin de semana aviones llenos de ciudadanos haitianos de regreso a su país.

Washington había suspendido de manera temporal la deportación de inmigrantes haitianos después de que un devastador terremoto sacudiera el mes pasado la nación.

Freno a deportaciones

El líder demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, instó al presidente Biden a poner fin inmediatamente a las expulsiones "detestables" de migrantes haitianos, deportados hacia un país inestable y carcomido por la violencia.

Schumer exigió modificar la política migratoria impuesta por su predecesor, Donald Trump, al inicio de la pandemia, para devolver inmigrantes invocando razones sanitarias por la pandemia. "No podemos continuar con estas políticas detestables y xenófobas de Trump que ignoran nuestras leyes de refugiados", dijo.

Las imágenes del fotógrafo de la AFP Paul Ratje, de jinetes blandiendo sus largas riendas para amenazar a migrantes y empujarlos hacia el río, causaron mucho impacto en EU.

"Esas imágenes revuelven el estómago. Debe cesar ese tipo de violencia", exigió Schumer.