Buenos Aires. Con duras críticas a la gestión del presidente Alberto Fernández, su vicepresidenta Cristina Kirchner elevó el día de ayer 16 de septiembre, la tensión que sacude al gobierno argentino desde la derrota electoral en las primarias legislativas del domingo pasado y pidió públicamente un cambio de gabinete.

"¿En serio creen que no es necesario, después de semejante derrota, presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al Presidente la reorganización de su gobierno?", escribió Kirchner en una carta pública en la que criticó a jerarcas que "se atornillan a los sillones".

Las declaraciones de la vicepresidenta surgieron un día después de que cinco ministros considerados como cercanos a Kirchner ofrecieron su renuncia a Fernández, que al cierre de esta edición no aceptó.

Kirchner, líder del peronismo de centro-izquierda, señaló que en varias reuniones con el mandatario durante el último año le pidió un cambio de rumbo, sobre todo en política económica.

"Señalé que creía que se estaba llevando a cabo una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica y, por lo tanto, en el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, esto iba a tener consecuencias electorales", dijo en la carta.

Alberto Fernández pidió cesar las disputas y resaltó que es él quien está al frente del gobierno.