Los investigadores rusos identificaron al autor del atentado suicida perpetrado el lunes en el metro de San Petersburgo como un hombre de 22 años oriundo de Kirguistán quien también colocó una segunda bomba, desactivada a tiempo, en otra estación.

Se trata de Akbarjon Djalilov, nacido en 1995, según el comunicado, que precisa que también colocó una bomba en otra estación del centro de la ciudad, Ploschad Vosstaniya.

Según el último balance anunciado por la ministra de Sanidad rusa, Veronika Skvortsova, 14 personas murieron en el estallido o, posteriormente, en el hospital y 49 resultaron heridas en la antigua capital imperial, que ha decretado tres días de luto.

Las autoridades de Kirguistán indicaron que Djalilov era de una etnia uzbeka, nacido en la ciudad de Och, pero que contaba con la nacionalidad rusa.

El ataque, que no fue reivindicado, se produce después de que la organización yihadista, Estado Islámico, llamara a atacar Rusia a raíz de su intervención en apoyo a las fuerzas de Bashar al Asad en Siria, desde septiembre del 2015.

Banderas a media asta

En San Petersburgo, fueron decretados tres días de luto. Las banderas ondeaban a media asta y fuera de la estación del siniestro se acumulaban velas y flores de los viandantes.

En el metro la gente sólo puede pensar en esto , dijo Svetlana Golubeva, de 45 años al entrar a la red.

Uno de los supervivientes contó a la prensa el horror.

Eso ocurrió en un segundo (...) La explosión se produjo a mi derecha. Tuve un traumatismo, mis dos tímpanos explotaron , contó Vladimir Zajarchenko, un estudiante de 22 años.

A pesar de la explosión, el metro siguió su ruta hasta la estación siguiente. A Vladimir le impresionó la ausencia de pánico. Cuando el vagón se detuvo en (la estación) Teknologisk Institut, las personas treparon por una ventana rota e hicieron cola sin pánico para salir de la estación , recuerda.

El metro de San Petersburgo es uno de los más profundos del mundo y la estación Teknologisk Institut, abierta en 1955, está cavada a 40 metros de profundidad.

Corrí hacia las escaleras mecánicas y subí a la calle , añade Vladimir, quien asegura que los transeúntes comenzaron a ayudar a los heridos , entre los que se encontraban los pasajeros del vagón, sucios y manchados de sangre .

Piden cooperación

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, recalcaron la importancia de reforzar la cooperación para luchar contra la amenaza terrorista común para todos los Estados , durante una conversación con Vladimir Putin.

El presidente Donald Trump le transmitió a Putin su apoyo total a las acciones que adopte Moscú tras el ataque, informó la Casa Blanca.