Por segunda ocasión, la Casa Blanca postergó una reunión que iba a tener lugar para debatir si Estados Unidos debería retirarse del acuerdo internacional de París, firmado bajo la presidencia de Barack Obama y que busca medidas para combatir el calentamiento global.

Cuando era candidato, Donald Trump prometió renegociar el acuerdo, pero desde que llegó a la presidencia ha vacilado en el tema. El secretario de Estado, Rex Tillerson, e ejecutivo de la empresa petrolera Exxon, dijo en la audiencia para su confirmación en el Senado en enero que favorece mantener el acuerdo.

Pero Scott Pruitt, jefe de la Agencia de Protección Ambiental, dijo que el pacto de París es un acuerdo perjudicial para Estados Unidos y que causará la pérdida de empleos.

Ivanka Trump, quien trabaja como asesora de su padre, se reunió de manera separada con Pruitt y con la senadora republicana de Alaska, Lisa Murkowski, dijeron fuentes oficiales.

Una fuente oficial indicó que el presidente se inclina a favor de salirse del acuerdo, pero Ivanka Trump organizó un proceso de evaluación para que su padre pueda recibir el asesoramiento de figuras del sector público y privado antes de tomar una decisión. La fuente pidió permanecer en el anonimato.