Ciudad de México. Israel se ha convertido en el país más exitoso del mundo en cuanto a la cobertura de su campaña de vacunación contra la Covid-19 al vacunar hasta el momento a 4.1 millones de sus habitantes (44% de la población), de los cuales 2.4 millones ya recibieron la segunda dosis.

Israel cuenta con una población de 9.3 millones de personas y 6 millones son elegibles para para recibir la dosis de Pfizer/BioNtech, la cual se aplica de manera gratuita con respaldo de un seguro.

En entrevista con El Economista desde Israel a través de zoom, Chaim Rafalowski, coordinador Nacional de Gestión de Desastres del Magen David Adom Israel (Sistema Nacional de Atención pre-hospitalario de emergencia y Sociedad Nacional miembro del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja), destacó que más allá del reducido número de población, en comparación con otros países, la estrategia de vacunación ha sido un éxito porque el estado buscó de manera oportuna negociar con la farmacéutica que elabora la vacuna, las personas forman parte de cualquiera de las cuatro aseguradoras de salud altamente digitalizadas y porque el sistema médico está centralizado por el Mnisterio de Salud para llevar el control del proceso.

Otro de los elementos que han ayudado a la campaña de vacunación es su logística: se impulsan centros de vacunación móviles para su aplicación en centros de trabajo con más de 100 personas elegibles. También se habiltaron módulos de vacunación en estadios y en centros de congresos, donde se vacunan al día entre 1,000 y 3,000 personas.

“Tenemos 600,000 personas recuperadas de coronavirus y 2 millones y medio de jóvenes menores de 16 años que en este momento no se pueden vacunar”, indica.

Sobre los efectos secundarios que produce la vacuna, Chaim Rafalowski comenta que los hay como en cualquier otra vacuna, sin embargo, no ha habido ninguna persona que estuviera hospitalizada más de 24 horas por este motivo, así que los efectos secundarios son menores”.

A pesar de ser un caso de éxito a nivel global Rafalowski reconoce que Israel enfrenta una campaña antivacunas por lo que ve difícil lograr la meta de los 6 millones elegibles en el corto plazo.

“Israel aún se enfrenta a la campaña antivacunas, pero trabaja para vacunar al menos 95% de las personas mayores de 50 años. Estamos cerca de la meta con las personas de 60 años, donde tenemos 91% vacunados, de las personas de 50 a 60 estamos en el 80 por ciento”, precisó.

El especialista consideró que ante las nuevas mutaciones del coronavirus si no se refuerza el uso de mascarilla, higiene y distanciamiento social, se puede perder el efecto de la vacuna. Israel también cuenta con 100,000 dosis de Moderna pero por temas de seguridad y por diferente metodología a Pfizer no serán aplicadas.

Identidad de los no vacunados

El parlamento israelí autorizó el día de ayer al ministerio de Salud a revelar a otras autoridades del país las identidades de aquellas personas no vacunadas contra Covid-19.

El objetivo del texto, válido durante tres meses o hasta que se decrete el fin de la pandemia, es "ayudar a que estas organizaciones incentiven la vacunación de las personas comunicándose personalmente con ellas", de acuerdo a un comunicado del Parlamento.

perla.pineda@eleconomista.mx