Dubái. Irán anunció que comenzará a enriquecer uranio al 60% de pureza, una medida que acercaría el material fisible al 90% adecuado para un arma nuclear, un día después de que Teherán acusó a su archienemigo Israel de sabotear un sitio nuclear clave.

La revelación se produjo poco antes de la reanudación de las conversaciones en Viena destinadas a revivir el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las principales potencias, un trato al que Israel se opuso ferozmente y que el expresidente estadounidense Donald Trump abandonó hace tres años.

Al anunciar el enriquecimiento al 60%, el negociador jefe nuclear Abbas Araqchi también dijo que Irán introducirá 1,000 máquinas centrífugas más en Natanz,  instalación nuclear afectada por una explosión el domingo que Teherán calificó de acto de sabotaje por parte de Israel.

"A partir de esta noche (martes), comenzarán los preparativos prácticos para el enriquecimiento al 60% en Natanz; el uranio al 60% se usa para fabricar una variedad de radiofármacos", dijo la agencia de noticias semioficial Fars citando al portavoz de la agencia nuclear iraní Behrouz Kamalvandi.

EU, dispuesto a negociar

La Casa Blanca afirmó a través de un comunicado ayer que sigue dispuesta a continuar las negociaciones con Irán.

"Creemos que el camino diplomático es el único a seguir en este caso (...) es la mejor forma de encontrar una solución", añadió.