El director de Inteligencia Nacional, James R. Clapper Jr., expuso en un testimonio preparado que una supuesta confabulación iraní para asesinar al Embajador saudí en Washington, descubierta el año pasado, refleja un nuevo y agresivo deseo por autorizar ataques dentro de EU en los altos rangos de esta República islámica.

Dicho plan evidencia que algunos funcionarios iraníes, incluso posiblemente el líder supremo Ali Khamenei han cambiado sus cálculos y ahora están más dispuestos a realizar un ataque en Estados Unidos , indicó Clapper en el testimonio que fue presentado ayer al Comité de Inteligencia del Senado. También estamos preocupados de que Irán pudiera atentar en contra los intereses de EU en el exterior o contra sus aliados , se leía en el documento.

Esta evaluación marca una nueva dirección potencialmente grave en la ya combativa relación entre EU e Irán, justo cuando hay indicios de que una campaña secreta ya está en marcha para frustrar la presunta ambición iraní de desarrollar un arma nuclear.

La advertencia de Clapper fue entregada como parte del resumen anual de la Inteligencia estadounidense acerca de las preocupaciones más graves en la seguridad nacional. A medida que la audiencia avanzó, Clapper comentó que Estados Unidos está tratando de evitar una violenta confrontación con Irán y en su lugar presiona para que las sanciones sean cada vez mayores mientras que monitorea la posibilidad de un ataque preventivo por parte de Israel.