Los inventarios de crudo y gasolina en Estados Unidos cayeron bruscamente la semana pasada, mientras que los de destilados aumentaron, según datos divulgados el martes por el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés).

Los inventarios de crudo bajaron en 8.3 millones de barriles en la semana terminada el 10 de julio, a 531 millones de barriles, en comparación con expectativas de analistas de un descenso de 2.1 millones de barriles.

En Cushing, Oklahoma, punto de entrega del contrato en Estados Unidos, las existencias aumentaron en 548,000 barriles, según API, un grupo de la industria.

Por su parte, la refinación, en tanto, aumentó en 34,000 barriles por día, mostraron los datos.

Los inventarios de gasolina cayeron en 3.6 millones de barriles, lo que se compara con las expectativas de analistas según una encuesta de Reuters de una baja de 643,000 barriles. Mientras que los inventarios de destilados, que incluyen diésel y combustible para calefacción, aumentaron en 3 millones de barriles; se estimaba un incremento de 1.5 millones de barriles.

Se presentó también una caída en el nivel de importaciones, con 779,0000 barriles menos por día en la última semana.

En contraparte, los futuros del petróleo subieron tras los datos divulgados por API.