El juicio contra Dzhokhar Tsarnaev, acusado por el atentado en la maratón de Boston que dejó tres muertos y más de 260 heridos en abril de 2013, comenzará este lunes 5 de enero con la selección del jurado, el inicio de un proceso que durará meses y que puede culminar con una condena a pena de muerte.

El proceso arrancará con la selección hoy 5 de enero, del jurado y podría prolongarse durante dos o tres semanas. Los fiscales llamarán a declarar a entre 80 y 100 testigos y el juicio podría prolongarse durante cuatro meses. Los abogados de Tsarnaev han apuntado que el acusado estará presente, aunque es poco probable que declare.

Tras la muerte de su hermano durante la cinematográfica persecución que siguió al atentado, Tsarnaev es el único acusado en esta instancia.

Todo apunta a que la sala estará repleta de medios de comunicación, familiares de víctimas y sobrevivientes que reclaman justicia. De ser necesario, serán repartidos en salas aledañas desde las que podrán seguir el juicio por circuito interno de televisión.

Explosiones en el Maratón de Boston

Más de un año y medio después del peor atentado en suelo estadounidense desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y tras numerosos intentos de la defensa por retrasar el juicio, Boston comienza mañana un proceso que causa sensaciones encontradas entre quienes vivieron aquel 15 de abril en la ciudad.

Dzhokhar Tsarnaev tenía 19 años cuando él y su hermano Tamerlan, de 26, detonaron dos mochilas que contenían ollas a presión llenas de explosivos y clavos. Las habían colocado entre los espectadores de la recta final de la maratón que se celebraba aquel 15 de abril y después abandonaron la escena de los atentados.

Las explosiones mataron a tres personas, entre ellas un niño de ocho años que estaba viendo la carrera con su hermana y sus padres. La niña, de seis años, perdió una pierna, y la madre, un ojo. Más de 260 personas resultaron heridas y decenas de ellas perdieron alguna extremidad.

La persecución de los dos hermanos mantuvo en estado de alerta la región durante cinco días y en ella murieron un guardia de seguridad y Tamerlan. Después de que los jóvenes intentaran robar un vehículo se produjo un tiroteo con la policía. Tamerlan resultó herido y fue apresado y esposado, y Dzhokhar lo arrolló con el vehículo al intentar huir.

El pequeño de los hermanos fue localizado el día siguiente, herido y escondido en una pequeña embarcación que se encontraba estacionada en el jardín trasero de una casa. "El gobierno estadounidense está matando a nuestros civiles inocentes", escribió en el bote, según la acusación. "No puedo soportar cómo semejante maldad queda sin castigo. Los musulmanes somos un solo cuerpo, si nos hieren a uno, nos hieren a todos".

La transformación de Tsarnaev, estudiante y capitán de su equipo de lucha, en un islamista violento dejó desconcertados a quienes lo conocían y paralizó al país. "¨Por qué unos jóvenes que crecieron y estudiaron aquí recurrieron a esa violencia?", se preguntó entonces el presidente estadounidense, Barack Obama.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos autorizó hace un año a la Fiscalía a solicitar la pena de muerte para Tsarnaev, pero existe la posibilidad de que un acuerdo con la defensa cambie la pena a cadena perpetua, algo que probablemente no se determinará hasta la fase final de un juicio que puede durar entre tres y cinco meses.

El primer paso para el tribunal federal que lleva el caso es la selección de doce miembros del jurado y seis sustitutos de entre un total de 1.200 personas preseleccionadas para la labor, un proceso que según los expertos será complejo y puede durar semanas.

"Este proceso de selección de un jurado va a ser como muy pocos otros en un caso criminal federal", señaló hoy Jeremy Sternberg, un exfiscal federal, al diario USA Today.

La complejidad radica en la dificultad de encontrar miembros del jurado que puedan analizar el caso de forma justa, en una ciudad que vivió tan intensamente los sucesos de la maratón de Boston y la persecución de los días posteriores. También es necesario, según los expertos, que quienes integren el jurado no estén frontalmente opuestos a la pena capital y puedan votar a favor de la misma si es lo que solicita la acusación.

La pena de muerte está prohibida bajo la legislación estatal de Massachusetts y es impopular en el estado, pero en este caso podría aplicarse debido a que Tsarnaev se enfrenta a cargos federales.

La defensa de Tsarnaev ha pedido sin éxito en varias ocasiones, la última de ellas la semana pasada, que el juicio no se celebrara en Boston por la imposibilidad, a su entender, de constituir un jurado imparcial en la ciudad donde tuvieron lugar los atentados.

Si no hay un acuerdo extrajudicial entre la acusación y la defensa, el juicio procederá en dos fases, ambas con el mismo jurado, y en la primera se determinará la culpabilidad o la inocencia de Tsarnaev.

Si el acusado es declarado culpable, se abrirá una segunda fase, la de sentencia, en la que se decidirá si es condenado a pena de muerte o cadena perpetua.

A cargo de la defensa de Tsarnaev está la abogada Judy Clarke, que se ha encargado de casos de pena de muerte de alto perfil como el de Ted Kaczynski ("Unabomber") o Jared Lee Loughner, que en 2011 mató a seis personas en Arizona e hirió de gravedad a la congresista Gabrielle Giffords.

Tanto Kaczynski como Loughner se declararon culpables en algún momento de su proceso judicial a cambio de una sentencia a cadena perpetua, evitando la pena de muerte.

Se espera que Clarke, famosa por indagar en el pasado de sus clientes para tratar de humanizarlos ante el jurado, intente demostrar que el fallecido hermano mayor del acusado, Tamerlán, fue la influencia definitiva que arrastró a Dzhokhar al islamismo radical y el verdadero cerebro detrás del atentado.

rarl