Por años, Nueva York ha destacado como la principal capital financiera del mundo, con la presencia de los bancos y hedge funds más importantes a nivel internacional. Sin embargo, esto podría tener algunos cambios.

Con el anuncio del nuevo plan presupuestario de 212 mil millones de dólares para aumentar los impuestos en el Estado de Nueva York, algunos banqueros y administradores de fondos están explorando potenciales salidas para no verse afectados por el denominado “impuesto a los millonarios”.

De acuerdo con Reuters, las grandes empresas financieras, incluidas Goldman Sachs, Virtu Financial y el hedge fund Elliott Management, han asegurado que trasladarán a parte de su personal fuera de la ciudad.

Si bien es probable que las grandes empresas no abandonen sus oficinas centrales por razones fiscales, sí podría hacerlo parte de su personal y empresas más pequeñas, como los fondos de cobertura que emplean sólo a decenas de personas, según comentaron fuentes al medio.

"Cuando a las personas adineradas no les gusta algo, no protestan, simplemente se van. Los ricos están siendo atacados y están viendo si no hay forma de recortar el 15 por ciento. Están buscando opciones", comentó a Reuters el abogado fiscal de Cole Schotz, Geoffrey Weinstein.

 

Las nuevas alzas

Según el plan impulsado por el gobernador de NY, Andrew Cuomo, y los legisladores, la tasa impositiva máxima aumentaría temporalmente desde 8.82% hasta 9.65% para los contribuyentes que ganen más de 1 millón de dólares.

En tanto, quienes reciban ingresos superiores a 5 millones de dólares y 25 millones de dólares deberán pagar un 10.3% y 11.85%, respectivamente. Esta medida expirará en 2027.

Esto, sumado a los impuestos municipales, provocaría que los “multimillonarios” paguen en total casi un 15%, superando la tasa de 13.3% en California, la más alta del país, según Tax Foundation.

“Tanto los empleadores como los empleados tienen cada vez más movilidad, y aumentar los impuestos a los contribuyentes que acaban de desplazarse es una propuesta arriesgada”, explicó a Bloomberg el vicepresidente de Proyectos Estatales de Tax Foundation, Jared Walczak.

“Las personas con altos ingresos, en particular, tienen una flexibilidad considerable, y muchos ya se reubicaron temporalmente durante la pandemia. Aumentar las tasas impositivas en los contribuyentes más móviles es una buena manera de perder a muchos de ellos directamente", agregó.

Rechazo generalizado

La disputa por la medida comenzó el mes pasado cuando un grupo de 250 líderes empresariales, incluidos los de JPMorgan Chase Co, Citigroup Inc y BlackRock Inc, emitieron una carta pública advirtiendo sobre eventuales mudanzas si se concretaba la medida.

“Los aumentos significativos de impuestos corporativos e individuales harán que sea mucho más difícil reiniciar el motor económico y volver a reunir el grupo de talentos profundo y diverso que hace de Nueva York la ciudad más grande del mundo”, explicaron en la nota, agregando que actualmente cuentan con sólo un 10% de los trabajadores en su oficina.

“Muchos miembros de nuestra fuerza laboral han reubicado a sus familias en otros lugares, generalmente con impuestos mucho más bajos que en Nueva York, y los aumentos de impuestos propuestos harán que sea más difícil lograr que regresen”, agregaron.

rrg