Antigua. Durante la XXVI Cumbre Iberoamericana, los jefes de Estado y Gobierno renovaron su compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la defensa del multilateralismo.

Los líderes de las 22 naciones que conforman la comunidad aprobaron por unanimidad la Declaración de Guatemala: Compromiso iberoamericano para el desarrollo sostenible, así como el Programa de acción de La Antigua para la cooperación iberoamericana y 20 acuerdos especiales que abordan temas como el combate al cambio climático, igualdad salarial, trabajo decente, comercio sostenible de café, cooperación sur-sur, avanzar hacia una agenda común iberoamericana sobre migración, entre otros.

La secretaria general iberoamericana Rebeca Grynspan aseguró que se necesita liderazgo y valentía para gestionar el cambio y enfrentar los retos que enfrenta el espacio iberoamericano.

“Nuestros países se rehúsan a darle la espalda al mundo. Este encuentro es muestra de ello: nuestra región rechaza el llamado de quienes nos invitan a encerrarnos y mirar únicamente hacia dentro. Creemos que nuestros países se enriquecen en la apertura, en el intercambio”, enfatizó.

Grynspan agregó que : “La declaración y los comunicados especiales que nos han traído para aprobación los cancilleres van en esa dirección: desde unir nuestras voces al pacto global en Marrakech para lograr migraciones seguras, ordenadas y regulares, hasta apostar por la cultura como elemento del desarrollo hasta promover el español y el portugués como lenguas de la innovación”.

Promoción

La Secretaría General Iberoamericana también presentó el Observatorio de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático de la Rábida, en España; el Programa Iberoamericano sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; el anuncio de 2 millones de becas de movilidad con la cooperación de México y el informe Una década de Cooperación Sur-Sur en Iberoamérica, que analiza una década de experiencia y más de 7,000 proyectos de cooperación horizontal (sur-sur y triangular).