Roma. La organización ambientalista Greenpeace denunció que en el crucero Costa Concordia, encallado frente a la isla italiana de Giglio, existen sustancias tóxicas y cancerígenas que ponen en riesgo la salud humana y el medio ambiente.

En un reporte titulado Toxic Costa , Greenpeace indicó que la lista de sustancias presentes en el barco, presentada el 27 de enero pasado por la compañía Costa Crociere -propietaria del crucero-, es incompleta y demasiado genérica para ser útil .

El uso de términos genéricos como pintura y barniz o insecticida no permite realizar adecuadas estimaciones sobre el riesgo para el medio ambiente , señaló el grupo, al advertir que no se pueden excluir daños para la salud humana y la fauna marina.

Muchas sustancias, una vez dispersadas en el medio ambiente, pueden acumularse en peces y moluscos contaminando la cadena humana hasta llegar al hombre , alertó la organización ambientalista.

Indicó que en el largo plazo la exposición a esas sustancias puede tener graves efectos para la salud humana, incluso irreversibles, pues hay componentes cancerígenos.

Según el reporte, una de las sustancias peligrosas es el hipoclorito de sodio, mejor conocido como lejía o blanqueador. Greenpeace recordó que, según la empresa Costa Crociere, a bordo del barco había una tonelada de esa sustancia.

Una tonelada es una cantidad enorme. El hipoclorito de sodio, al reaccionar con los ácidos orgánicos presentes en el mar, puede producir sustancias peligrosas como trihalometanos, que son tóxicos para el hígado y los riñones , reveló el reporte.

Advirtió que también son peligrosos los tapetes, tiendas, tapices, muebles y electrodomésticos a bordo de la nave, pues contienen aditivos químicos.

Dijo que otro elemento importante es el combustible de la nave, cuyo bombeo inició el domingo pasado.

Greenpeace se refirió en particular al IFO 380, un combustible especialmente peligroso por su alta densidad y por ello prohibido a la navegación en el Antártico.

Explicó que en caso de que ese combustible terminara en el mar, el medio ambiente de la isla de Giglio, que forma parte de un santuario para cetáceos, sufriría un fuerte impacto.

Aseguró que el IFO 380 irrita los ojos y la piel, además de que entre sus componentes tiene una sustancia cancerígena, el benzopireno, que puede contaminar la cadena alimentaria y llegar al hombre.

El Costa Concordia encalló el 13 de enero pasado, con un saldo de 32 víctimas mortales, de las cuales 15 aún continúan desaparecidas.