Londres.- Las personas homosexuales que no puedan vivir abiertamente en sus propios países sin dejar de sentirse perseguidas deben tener derecho a pedir asilo en Gran Bretaña, dijo el miércoles la Corte Suprema.

La corte, el último eslabón para apelar en el sistema legal británico, dijo que una apelación anterior no debería haber negado la protección de refugiado a dos solicitantes de Camerún e Irán y agregó que los casos deberían ser reconsiderados.

Ambos hombres, que no fueron nombrados para proteger su identidad, fueron golpeados en sus propios países y pidieron asilo en Gran Bretaña, el cual fue negado por autoridades británicas ya que consideraron que podían reincorporarse en sus hogares y comportarse con discreción para evitar la persecución.

Irán castiga los actos homosexuales con azotes públicos o la ejecución. También se consideran ilegales en Camerún pero son castigados con condenas a prisión.

"Obligar a una persona homosexual a pretender que su sexualidad no existe o suprimir sus conductas por las cuales se manifiesta es negar su derecho fundamental a ser quien es", dijo el vicepresidente de la Corte Suprema, Lord Hope de Craighead.

"Los homosexuales tienen tanto derecho a la libertad de asociación entre personas de la misma orientación sexual que las personas que son heterosexuales", agregó.

La corte dijo que una prueba emitida por un tribunal de primera instancia para decidir si las condiciones en otros países eran tolerables debería ser desechada, ya que no se ajustaba al espíritu de la convención de refugiados de la ONU.

"Un gran abismo se ha abierto en la comprensión de las personas homosexuales en las sociedades", dijo Lord Hope.

"Es cada vez más común ver a gays y lesbianas buscando protección aquí... es crucialmente importante que se les proporcione la protección que les corresponde bajo la convención", agregó.

KLM