La turística región Provenza-Alpes-Costa Azul, en el sureste de Francia, activó un plan de emergencia en sus hospitales ante un importante aumento de casos de Covid-19, informó este miércoles la agencia regional de salud.

En la última semana "se registró un aumento de 56% del número de hospitalizaciones por Covid-19" en esta región que acoge cada año a unos 30 millones de turistas, señaló la agencia. En cuidados intensivos "el incremento alcanza el 46 por ciento".

Las autoridades sanitarias también activaron el martes un plan de emergencia en los hospitales de la isla mediterránea de Córcega, que permite habilitar más camas en cuidados intensivos y movilizar a más personal médico.

La situación en Córcega empeoró probablemente por la tradicional llegada de veraneantes en el mes de julio.

Córcega ya había reintroducido el uso obligatorio de mascarillas en las principales ciudades de la isla a mediados de julio.

Varios centros turísticos costeros de Francia también han reintroducido el uso obligatorio del tapabocas menos de dos meses después de que las autoridades levantaran esta restricción al aire libre.

En el noroeste de Francia, el departamento de Finisterre, en Bretaña, ordenó la vuelta del uso de mascarillas al aire libre tras un aumento de casos de covid.

En la zona de Morbihan, también en Bretaña, es obligatorio el uso de mascarillas desde la semana pasada.

Las autoridades de los Pirineos Orientales, en la frontera con España, han introducido medidas similares, salvo en la playa y en los grandes espacios naturales.

En toda Francia, la variante Delta está aumentando el número de ingresos hospitalarios, según las cifras de salud pública publicadas el martes.

Los pacientes en cuidados intensivos ascienden ahora a 1,331, frente a los 978 de hace una semana, mientras que la muerte de otras 57 personas en las últimas 24 horas eleva el número de víctimas en Francia a más de 112,000.