Hoy comenzará en España el juicio a los políticos y líderes de organismos civiles catalanes que presuntamente cometieron actos ilícitos tipificados por el código penal español en su búsqueda de obtener la independencia de la autonomía catalana.

Se trata de 12 personas, entre los que se encuentran Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raúl Romeva y Jordi Cuixart.

Ayer, Emilio Vilanova Martínez-Frías, ministro consejero de la Embajada de España en México comentó a periodistas: “Es falso que en España haya presos políticos”, debido a que en el país existe “plena separación de poderes”.

El 1 de octubre del 2017 el entonces gobierno catalán de Carles Puigdemont organizó un referéndum independentista. En septiembre, hubo un cerco a funcionarios del gobierno español en Barcelona en la consejería de Economía catalana en el que varios de los políticos que participaron han sido acusados de rebelión.

Vilanova comentó que España es  un país “reconocido como uno de los estados con mayor calidad democrática del mundo” y que los políticos que serán enjuiciados, “lo son por la presunta comisión de delitos tipificados en el código penal español”. Reiteró que “no se va a enjuiciar al autogobierno de Cataluña”, se van a “dirimir (...) posibles responsabilidades penales”.

La otra parte

A fuera de la Embajada, en la calle Galileo, en Polanco, un pequeño grupo de catalanes independentistas de la Assamblea Nacional Catalana-Mèxic distribuyó una nota de prensa en donde resaltan que los acusados no cometieron actos de rebelión, y calificaron el juicio como una “farsa”.