Beirut. Ayer, un estallido en un distrito chiita en el sur de Beirut causó la muerte de dos personas, en el más reciente atentado vinculado a la guerra civil en la vecina Siria, manifestaron autoridades.

Un fotógrafo de The Associated Press que se encontraba en la zona comentó que escuchó las dos explosiones cerca de la embajada de Kuwait y el centro cultural de Irán. Camiones de bomberos y ambulancias acudieron a la escena y se les vio evacuando a los heridos en camillas. También se desplegaron soldados, quienes acordonaron el área.

Autoridades que informaron a condición de que se mantuviera su anonimato por no estar autorizados a hablar con los periodistas dijeron que seis personas resultaron heridas por el estallido.

Una ola de atentados vinculados a la guerra civil en la vecina Siria ha sacudido a Líbano en los meses pasados, causando numerosas muertes y lesiones. Muchas han ocurrido en barrios chiitas.

Uno de los ataques más letales ocurrió en noviembre, cuando dos atacantes suicidas se hicieron estallar afuera de la embajada iraní en Beirut, ocasionando la muerte de 23 personas e hiriendo a decenas.

La explosión del miércoles en la zona de Beir Hassan se registró a pocos metros de la embajada iraní.

Irán es uno de los países que más apoya a Jezbolá, la milicia chiita libanesa. Ambos son aliados del presidente sirio Bashar al-Assad.