Los Ángeles. Un ex combatiente de la guerra de Irak fue acusado de cuatro cargos de asesinato, sospechoso de haber matado a puñaladas en menos de un mes a cuatro vagabundos en el sur de Los Ángeles.

De ser hallado culpable, Itzcoatl Ocampo, de 23 años, podría enfrentar la pena de muerte, pero aún se desconoce si la fiscalía pedirá su ejecución, pues "no se cuenta con toda la información necesaria para tomar la decisión", aseguró el fiscal de distrito del Condado de Orange, Tony Rackauckas.

Ocampo fue arrestado el viernes luego de que testigos lo siguieran desde la escena del último crimen: un veterano de Vietnam de 64 años que fue apuñalado detrás de un restaurante de comida rápida.

El primer asesinato ocurrió el 20 de diciembre, cuando un hombre de 53 años fue atacado mientras dormía en un centro comercial. Ocho días después, se halló el cuerpo de otro desamparado, de 42 años, que falleció con unas 40 puñaladas.

La alarma de que había un asesino serial en la ciudad se desató cuando el 30 de diciembre un vagabundo de 57 años fue hallado muerto con más de 50 puñaladas en la entrada de una biblioteca en Yorba Linda, al sureste de Los Ángeles.

"Sabíamos que había seleccionado a otras víctimas", dijo el fiscal Rackauckas, sin dar más detalles.

Ocampo, un ex infante de Marina que sirvió en la última guerra en Irak, está siendo evaluado psicológicamente y fue detenido sin fianza.

Sus familiares y amigos afirman que Ocampo parecía cada vez más perturbado desde que volvió de su misión de seis meses en Irak, según el diario Los Angeles Times.

En tanto, el padre del acusado, Refugio Ocampo, quien es también un vagabundo, aseguró que su hijo le mostró el jueves pasado artículos de prensa sobre los asesinatos en serie.

"Estaba preocupado por mí porque estaban matando a los vagabundos", dijo el padre al diario local The Orange County Register.