El oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) decidió que el mandatario Evo Morales sea nuevamente candidato presidencial en las elecciones de Bolivia del 2019, pese a estar inhabilitado legalmente tras los resultados de un referéndum de febrero pasado. El ánimo de Evo Morales y de su partido contradicen lo que indicó el referéndum que perdieron al inicio del año, en el cual más de 50% de los ciudadanos decidió que Morales no se debe reelegir.

El MAS, que celebró su congreso en Montero, en el este del país, aprobó la candidatura de Morales, en el poder desde el 2006, por unanimidad.

El congreso partidario recomendó cuatro alternativas legales para habilitar esa candidatura dentro de la vía constitucional , explicó un dirigente sindical al dar lectura a las conclusiones ya que, por ahora, Morales tiene mandato hasta el 22 de enero del 2020.

La primera sugerencia es una reforma parcial de la Constitución política a través de una iniciativa ciudadana con la recolección de firmas equivalentes a 20% del padrón electoral. El segundo camino hace referencia a una reforma constitucional que permita la reelección de las autoridades por más de un periodo de manera continua.

La tercera opción recomienda que el presidente Evo Morales renuncie antes de las elecciones del 2019, adelantando así la conclusión de su presente mandato. La última alternativa alude a la habilitación de un nuevo mandato mediante la interpretación de la Constitución Política del Estado.

Evo Morales aceptó su nueva postulación para las elecciones del 2019, pese a que en febrero un referéndum le negó la posibilidad de buscar un cuarto mando.

El MAS asegura que fue por apenas 1% de los votos la diferencia entre el No y el Sí, por lo que considera que no fue decisivo.