Estados Unidos "espera trabajar" con la izquierdista Xiomara Castro contra la corrupción y las causas de la migración, si se confirma su victoria en las presidenciales en Honduras, afirmó este martes el jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica, antes de que el partido oficialista reconociera su derrota.

"La principal candidata en este momento ha manifestado su compromiso de atacar la corrupción, abordar las causas y motores de la migración y promover el empleo y más ingresos en el país", afirmó Brian Nichols, subsecretario de Estado para las Américas, durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores en el Senado. "Esperamos trabajar con ella en ese sentido", añadió. 

Nichols afirmó haberse reunido la semana pasada con las autoridades hondureñas (incluida Castro y su rival Nasry Asfura) y que "reiteraron su compromiso con elecciones libres, justas y transparentes" y "un proceso pacífico".

"Si hubiera alguna violación de ese compromiso, sería inaceptable", añadió.

El oficialista Partido Nacional reconoció el martes su derrota en las elecciones presidenciales, en las que Castro supera a su rival con amplia ventaja, según los resultados parciales, y se encamina a ser la primera mujer en gobernar Honduras.

Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre) suma el 53.49% de los votos. La sigue de lejos Nasry Asfura, candidato del (PN, derecha), con 33.98%, cuando se han escrutado el 52.07% de los sufragios.

El escrutinio es lento debido a que las papeletas que faltan por meter en el sistema llegan de forma física mientras que la primera mitad de los votos entró en formato digital, detalló el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Nichols afirmó que "hubo algunos problemas técnicos en el proceso de recuento de votos, pero hay observadores internacionales en cada etapa para ver cómo funciona".