Bagdad. El grupo extremista Estado Islámico se adjudicó el martes la responsabilidad de un ataque suicida perpetrado contra una tienda funeraria al norte de la capital iraquí, Bagdad, en el que fallecieron 16 personas y otras 34 resultaron heridas.

El anuncio fue realizado a través de un comunicado publicado en una cuenta de la red social Twitter, empleada habitualmente por el grupo. No se mencionó la nacionalidad del atacante.

El ataque del lunes tuvo como objetivo el funeral del padre de dos miembros de las milicias suníes pro gubernamentales.

El grupo Estado Islámico suele atentar contra objetivos de la mayoría chií del país, así como contra suníes aliados con el gobierno, el cual es liderado por chiíes.

El atacante se presentó en el funeral disfrazado como chií, portando una bandera religiosa y una imagen del imán chií, de acuerdo con Hussein Alí, un residente local que dijo haber presenciado el ataque.

El general de brigada retirado Abbas Hassan Jabr se había unido a las Brigadas Badr, una poderosa milicia chií, después de que el grupo Estado Islámico capturó vastos territorios en el norte y oeste de Iraq a mediados de año.

El grupo extremista suní controla alrededor de un tercio tanto de Iraq como de la vecina Siria.