Madrid. España rindió un homenaje de Estado a las víctimas de Covid-19 y de reconocimiento a la sociedad, en un momento en que el país y el mundo siguen luchando contra la pandemia.

“Así como del fondo de la música brota una nota que mientras vibra crece y se adelgaza hasta que en otra música enmudece, brota del fondo del silencio otro silencio, aguda torre, espada, y sube y crece y nos suspende y mientras sube caen recuerdos, esperanzas, las pequeñas mentiras y las grandes, y queremos gritar y en la garganta se desvanece el grito: desembocamos al silencio en donde los silencios enmudecen”. Se trata del poema Silencio del mexicano Octavio Paz recitado para marcar el momento antes de rendir un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

En el Patio de la Armería del Palacio Real de Madrid, el Rey Felipe VI dirigió la conmemoración acompañado por familiares de fallecidos, personal médico, otros trabajadores esenciales, así como autoridades gubernamentales y funcionarios de la Unión Europea.

Tras una ofrenda floral depositadas en el pebetero, donde se encendió la llama en homenaje de los fallecidos, el rey Felipe VI manifestó que “el acto marcará huella en nuestras conciencias porque reconocemos y ensalzamos a miles de ciudadanos cuyas conductas han sido el mejor ejemplo de los valores cívicos y morales de nuestra sociedad y la mejor razón para nuestra esperanza colectiva”.

España, el séptimo país del mundo con más decesos por Covid-19, con 28,416, y está viviendo en los últimos días un repunte en los contagios, entre ellos uno en la zona de Lérida, en Cataluña, cuyas autoridades ordenaron el confinamiento de 160,000 personas. La ceremonia tuvo lugar cinco meses después de que la pandemia golpeara al país que ya contabiliza 258,855 casos de contagio.

[email protected]