Ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, el primer ministro de Israel, Benjamin Bibi Netanyahu, presentó su visión de un plan de paz para Medio Oriente que, aseveró, incluiría un no especificado compromiso profundo de Israel si los palestinos reconocen a su país como un estado judío.

En un discurso, donde hubo frecuentes ovaciones por parte de legisladores que simpatizan con la causa, Netanyahu insistió de nuevo en que Israel no puede aceptar el regreso a las indefensibles fronteras que existían antes de la guerra árabe-israelí de 1967 y descartó permitir que los refugiados palestinos regresen a Israel y que su país ceda parte de Jerusalén.

También afirmó que Israel no negociará con un gobierno palestino que incluya al grupo militante islámico Hamas, que en la actualidad controla la Franja de Gaza.

Sin embargo, reconoció que Israel debe encontrar la forma de forjar una paz duradera con los palestinos .

Destacó: Estoy dispuesto a llevar a cabo concesiones dolorosas para alcanzar esta paz histórica . Reconoció que en una paz auténtica, seremos requeridos para ceder partes de la ancestral patria judía .

Netanyahu culpó a los palestinos por el fracaso para poner fin al prolongado conflicto, afirmando que no han estado dispuestos a aceptar la integración de un estado palestino si ello significa la aceptación de uno judío como vecino .

Retó al presidente palestino, Mahmoud Abbas, a pararse frente a su pueblo y declarar que acepta un estado judío , de la misma forma en que Netanyahu lo hizo al declarar que aceptaría uno palestino. Yo, por mi parte, estaré preparado para implementar tal compromiso , finalizó.