El presidente Donald Trump llamó “animales” a algunos inmigrantes ilegales, durante una mesa redonda sobre ciudades “santuario” y pandillas, entre ellas la MS-13 (Mara Salvatrucha), de la que denunció su crueldad.

“Estamos expulsando gente del país (...) No se puede creer lo malas que son estas personas”, dijo el mandatario en una reunión en la Casa Blanca con políticos republicanos de California.

“Éstas no son personas, son animales”, agregó. “Los estamos sacando de este país a un ritmo nunca antes visto”.

El mandatario se pronunció durante una discusión sobre los municipios de California que se niegan a cooperar con el ICE, el servicio de control migratorio del gobierno federal, llamados “santuarios”.

“Los inmigrantes son seres humanos, no animales, no delincuentes, narcotraficantes, no violadores. Son seres humanos”, dijo el representante por Colorado, Jared Polis.

El gobernador de California, Jerry Brown, dijo que “Trump está mintiendo sobre inmigración, mintiendo sobre el crimen y mintiendo sobre las leyes de California”.

Reclama a alcalde de Oakland

Trump sostuvo que el Departamento de Justicia debe investigar al alcalde demócrata de Oakland, California, por alertar a inmigrantes sin papeles sobre los operativos que realiza la policía para atraparlos y deportarlos.

Trump dijo que la decisión de alertar a los residentes de Oakland, que ha tomado el alcalde Libby Schaaf, representa una “obstrucción a la justicia”.

“Hablas de obstrucción a la justicia; recomendaría que veas la obstrucción a la justicia para el alcalde de Oakland, California, Jeff”, continuó Trump, dirigiendo sus palabras al fiscal general Jeff Sessions, que se encontraba en la reunión. “Él aconseja a miles de personas: ‘Salgan de aquí, van a venir las fuerzas del orden público’. Trabajaste tanto que al llegar al lugar de la redada encuentras a pocos”.

El reclamo de Sessions fue criticado por un vocero del ICE, quien dijo que era falso y renunció en señal de protesta. Durante un discurso en California en marzo, Sessions criticó directamente a Schaaf. “¿Cómo te atreves a poner innecesariamente en peligro las vidas de nuestros agentes del orden público para promover una agenda radical de fronteras abiertas?”