Naciones Unidas. Ante la situación del Covid-19, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reiteró la necesidad de reconocer a las vacunas como un bien público global, de acceso equitativo y que se apliquen sin exclusiones en todos los países, a pesar de que se encuentren en conflictos.

Durante su participación en el debate de alto nivel del Consejo de Seguridad sobre “Cooperación entre las Naciones Unidas y Organizaciones Regionales y Subregionales para promover la confianza y el diálogo en la prevención y resolución de conflictos”, el canciller destacó que las organizaciones regionales pueden subsanar o complementar los esfuerzos de la Organización de las Naciones Unidas, en el caso de las vacunas y medicamentos.

Detalló que a través de la cooperación entre la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), compuesta por 33 países, se ha logrado consolidar la producción regional de la vacuna AstraZeneca, así como de proyectos de Argentina, Brasil Cuba, Chile y México para desarrollar vacunas en universidades y centros de investigación de la región.

“La magnitud y diversidad de las consecuencias adversas de la actual crisis sanitaria, hace impostergable una reflexión profunda para revisar el carácter estratégico de las organizaciones multilaterales en la atención a los retos multidimensionales de la seguridad internacional que ponen en peligro la vida de otros grupos de la población”, expresó.

geopolitica@eleconomista.mx