Ginebra. Estados Unidos, Reino Unido y Francia podrían ser cómplices de crímenes de guerra en Yemen al armar y brindar apoyo de inteligencia y logístico a la coalición liderada por Arabia Saudita que utiliza la hambruna de civiles como una táctica militar, dijo Naciones Unidas.

Investigadores de la ONU recomendaron que todos los estados impongan una prohibición a la transferencia de armas a las partes en guerra para evitar que las utilicen para cometer violaciones graves.

“Es claro que el continuo suministro de armas a las partes en conflicto está perpetuando el enfrentamiento y prolongando el sufrimiento del pueblo yemení”, dijo la experta independiente del panel de la ONU Melissa Parke durante una conferencia de prensa.

Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, los principales miembros de la coalición que lucha contra el movimiento hutí que controla la capital de Yemen y está alineado con Irán, son dos de los mayores compradores de armas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Los expertos recopilaron una lista secreta de presuntos criminales de guerra.

Los investigadores hallaron potenciales crímenes en ambos bandos y destacaron el rol que los países occidentales juegan como partidarios de los estados árabes y que Irán tiene al apoyar a los hutíes.

El reporte acusó a la coalición liderada por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos de matar civiles en ataques aéreos y negarles deliberadamente alimentos en un país que enfrenta una hambruna. Los hutíes, en tanto, han bombardeado ciudades, utilizado niños soldados.

El reporte de la Organización de las Naciones Unidas expuso que su panel envió la lista secreta a la jefa de Derechos Humanos de la organización, Michelle Bachelet, en la que identifica a “individuos que podrían ser responsables de crímenes internacionales”.