Atenas. La policía antidisturbios griega utilizó gas lacrimógeno y gas pimienta para dispersar a los manifestantes musulmanes que se enfrentaron ayer con los agentes durante una manifestación en contra de una película producida en EU que denigra al profeta Mahoma. No se reportaron heridos.

Una huelga general en Bangladesh provocó el cierre de las escuelas, el transporte y las empresas, mientras que unos pocos cientos de personas marcharon pacíficamente en Pakistán. Estudiantes iraníes quemaron banderas en Teherán para protestar por la reciente publicación de caricaturas lascivas de Mahoma por un semanario satírico francés.

En Atenas, seis personas fueron detenidas durante la manifestación en la plaza central, anunció la policía. Alrededor de 600 personas asistieron a la reunión, que se destacó por sus acalorados discursos, pero fue fundamentalmente pacífica.

La muchedumbre quería marchar a la Embajada de EU, que está a unos 3 kilómetros de la plaza Omonia. Algunos trataron de romper las líneas policiales en varias ocasiones, pero los agentes antidisturbios los hicieron retroceder con sus escudos y macanas.

La violencia se produjo al final de la manifestación, cuando pequeños grupos de manifestantes lanzaron objetos contra la policía. Tres automóviles fueron dañados, así como tres escaparates fueron rotos.

Carteles en inglés en los que se denunciaba a la película y se pedía a EU colgar el cineasta fueron mostrados durante la manifestación. Uno de ellos dirigido al presidente Barack Obama afirmaba: Todos estamos con Osama , en referencia a Osama bin Laden, el líder de Al-Qaeda que fue muerto en un ataque estadounidense con un avión no tripulado en Pakistán en mayo del 2011.

La película amateur, que representa al profeta como un fraude, un mujeriego y un abusador de menores, ha provocado violentas protestas en el mundo musulmán durante casi dos semanas. La violencia relacionada con las protestas por la película ha resultado en la muerte de al menos 49 personas, entre ellas el Embajador de Estados Unidos en Libia, John C. Stevens.

Alrededor de 300 estudiantes iraníes protestaron contra las caricaturas que aparecieron en un semanario francés. Se reunieron frente a la Embajada francesa en Teherán, donde quemaron las banderas de EU, Israel y Francia, y corearon: Muerte a Francia y abajo con Estados Unidos . Pidieron la expulsión del Embajador de Francia en Irán.