Días después de su toma de posesión en enero del 2017, Trump emite una prohibición temporal de viaje dirigida a siete países de mayoría musulmana. Lo hace tan abruptamente que los miembros de su gabinete son tomados por sorpresa.

Manifestantes se amontonan en los aeropuertos, los opositores demandan rápidamente y a la noche siguiente la prohibición queda en suspenso por un juez federal en Nueva York.

Marzo del 2017: Trump emite una nueva versión de la prohibición de viajar, esta vez bloquea a los viajeros de seis países de mayoría musulmana: Irán, Siria, Somalia, Sudán, Yemen y Libia.

Julio del 2017: la Corte Suprema permite que entre en vigencia parte del segundo veto migratorio de Trump, pero con una advertencia importante: no puede excluir a las personas que tengan familiares en los Estados Unidos.

Septiembre del 2017: Trump emite una tercera versión del veto migratorio. Agrega a Venezuela y Corea del Norte en la lista.

Diciembre del 2017: éste es el primer gran triunfo de Trump: la Corte Suprema decide anular los fallos de tribunales inferiores y permite que la tercera versión de la prohibición entre en vigencia.

Abril: por primera vez, la Corte Suprema escucha argumentos sobre la constitucionalidad del veto migratorio. Los jueces analizaron específicamente la tercera orden ejecutiva.

Como escribió el reportero del diario The Washington Post que cubre la fuente de la Corte Suprema, Robert Barnes: “Un tema importante para la Corte es separar ‘al presidente’ de ‘este presidente’”.