Ciudad de Guatemala. La máxima Corte de Guatemala determinó que el presidente Jimmy Morales debe someter a la aprobación del Congreso cualquier acuerdo que pudiera convertir a la nación centroamericana en tercer país seguro para migrantes solicitantes de asilo en Estados Unidos y no tomar esa decisión unilateralmente.

La Corte de Constitucionalidad decidió la noche del domingo aceptar la petición de un grupo de excancilleres, el procurador de derechos humanos y de activistas para evitar que Morales decida por sí mismo aceptar la demanda de Estados Unidos para que Guatemala se convierta en tercer país seguro.

“Corresponde al Congreso de la República de Guatemala aprobar antes de su ratificación los tratados, convenios internacionales, cuando afecten el dominio de la Nación”, dijo el portavoz de la Corte, Martín Guzmán, a periodistas.

Morales pospuso el domingo una reunión programada para el lunes en Washington con el presidente estadounidense, Donald Trump, para discutir sobre migración y seguridad y en la que, de acuerdo con fuentes de ambos gobiernos, podría haber firmado el pacto de tercer país seguro.

Al anunciar la reprogramación del encuentro bilateral, el gobierno guatemalteco indicó que no contemplaba firmar un acuerdo para convertir a Guatemala en un tercer país seguro “en ningún momento”.

La semana pasada se dio a conocer que cuatro excancilleres y un exembajador de Guatemala ante Naciones Unidas presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional para que la nación centroamericana no acepte ser país seguro para los solicitantes de asilo. La decisión de la Corte anunciada el domingo responde a esa petición.