Washington. Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere que la Corte Suprema intervenga en una carrera por la Casa Blanca que sigue aún demasiado ajustada para proclamar al vencedor, podría no ser el árbitro final de los comicios, dijeron expertos legales.

Según indicaron, es dudoso que los tribunales vayan a acompañar el desafío de Trump para detener el recuento de papeletas recibidas antes o durante el día de la elección, o que cualquier disputa que acabe llegando a una corte cambie la trayectoria de una contienda estrechamente librada en algunos estados.

Ned Foley, experto en ley electoral de la Ohio State University, dijo que los comicios actuales no tienen los ingredientes para generar una situación como la que se vivió en la carrera presidencial del año 2000, cuando la Suprema cerró un recuento en favor de George W. Bush frente al demócrata Al Gore.

“Es extremadamente temprano, pero por el momento no parece que esto pueda acabar haciendo que la Corte Suprema sea decisiva”, afirmó Foley.

Tanto los republicanos como los demócratas han reunido ejércitos de abogados dispuestos a ir a la guerra si hay un resultado estrecho. El equipo de Biden incluye a Marc Elias, un destacado abogado electoral de la firma Perkins Coie, y los exprocuradores generales Donald Verrilli y Walter Dellinger.

Entre los abogados del mandatario destacan Matt Morgan, consejero general de su campaña, el fiscal de la Suprema William Consovoy y Justin Clark, consejero senior de la campaña.

La abogada de Trump, Jenna Ellis, defendió el dìa deayer la decisión del presidente de desafiar el recuento y evaluar sus opciones legales.

“No será una novedad tener que superar estos retos legales”, dijo en una entrevista con Fox Business Network. “Quiere estar seguro de que la elección no es robada”.

Los engaños en redes sociales, su última carta

Facebook y Twitter señalaron el dìa de ayer 4 de noviembre, como potencialmente engañosos unos mensajes de Donald Trump en los que se da como ganador de una elección muy ajustada, mientras el tenso conteo de votos continúa en los estados clave.

“Desde que el presidente comenzó a proclamar la victoria de manera prematura, añadimos notificaciones en Facebook e Instagram para indicar que el escrutinio de votos está en marcha y que aún no ha ganado”, destacó el equipo de comunicación de la red social con mayor número deusuarios en el mundo.

Twitter puso advertencias en varios de los mensajes del presidente, incluyendo el de ayer 4 de noviembre, por la mañana, cuando Trump volvió a cuestionar el recuento de votos en los estados decisivos.

Otro mensaje retuiteado por Trump, en el que se insta a acudir a los tribunales para decidir la elección, también fue etiquetado.

Las medidas no dejan de sorprender.

geopolitica@eleconomista.mx