Corea del Norte "no puede tener confianza en la investigación de la policía malasia" sobre el asesinato en Kuala Lumpur de Kim Jong-Nam, hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-Un, declaró este lunes el embajador norcoreano en Malasia.

"Han transcurrido siete días pero no hay ninguna prueba inequívoca sobre las causas de la muerte y, por el momento, no podemos tener confianza en las investigaciones de la policía malasia", declaró a los periodistas el embajador norcoreano Kang Chol, en el exterior de la embajada.

El embajador regresaba del ministerio de Relaciones Exteriores de Malasia, adonde había sido convocado tras declarar que la investigación estaba políticamente motivada y haber acusado a Kuala Lumpur de asociarse con las "fuerzas hostiles" a Corea del Norte.

Tras esas declaraciones, el ministerio malasio de Relaciones Exteriores llamó a consultas a su embajador en Corea del Norte. En un primer momento, tras la muerte de Kim Jong-Nam, la policía malasia informó a la embajada de Corea del Norte de que un ciudadano con pasaporte diplomático había fallecido de muerte natural, afirmó Kang.

El embajador, además, acusó a policías malasios de haber golpeado a un adolescente, hijo de un sospechoso norcoreano detenidos en Kuala Lumpur la semana pasada.

Cinco ciudadanos norcoreanos son sospechosos de estar implicados en el asesinato de Kim Jong-Nam, que al parecer fue envenenado, el 13 de febrero pasado, en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, donde debía tomar una avión rumbo a Macao.

Corea del Sur acusó de la muerte a Corea del Norte, mencionando una "orden permanente" de Kim Jong-Un de eliminar a su hermanastro, que ya habría sufrido una tentativa de asesinato en el 2012.

erp