Ginebra. Parecía un vuelo nocturno de rutina de Ethiopian Airlines hasta que cayeron las máscaras de oxígeno. Fue hasta entonces que los aterrorizados pasajeros que iban de Etiopía a Italia supieron que algo andaba mal.

Aprovechando que el piloto salió de la cabina para ir al baño, el copiloto se encerró, tomó el control del avión y se enfiló a Ginebra. Una vez en Suiza, usó una soga para descender del avión por una ventana y pidió asilo político.

Pero lo que seguramente le espera es la cárcel, dijeron las autoridades.

Un pasajero dijo que el secuestrador amenazó con estrellar la nave si el piloto no dejaba de golpear en la puerta de la cabina, que estaba cerrada con seguro. Otro dijo que permaneció aterrorizado por horas durante el trayecto.

Parecía que el avión iba a caerse , dijo Diego Carpelli, un italiano de 45 años.

El pasajero Francesco Cuomo dijo a la prensa italiana que el piloto exigió al secuestrador que abriera la puerta e intentó derribarla, aunque sin éxito.

Agregó que el secuestrador, hablando en mal inglés por el parlante, amenazó con estrellar el avión, y en ese momento cayeron las máscaras de oxígeno.

El avión Boeing 737-300, que transportaba a 202 pasajeros, había partido de Addis Abeba, la capital etíope, con destino a Roma, pero aterrizó en Ginebra, alrededor de las 6 de la mañana. Las autoridades informaron que nadie resultó herido durante el incidente y que el secuestrador fue detenido tras entregarse a la policía.

El copiloto fue identificado como Hailemedhin Abera, nacido en Etiopía en 1983. Había trabajado para la aerolínea por cinco años y carece de antecedentes penales, dijo el ministro de Telecomunicaciones etíope Redwan Hussein, quien agregó que Etiopía solicitará su extradición. La policía de Ginebra dijo que afirmó sentirse amenazado en su país natal.

El avión envió un primer mensaje de emergencia cuando cruzaba el espacio aéreo sudanés rumbo a Roma, dijo Hussein.

Al principio los pasajeros no sabían que el avión estaba secuestrado y las autoridades locales creían que la nave quería aterrizar en Ginebra para reabastecerse de combustible, antes de comprender la situación real, dijo el vocero de la policía ginebrina, Eric Grandjean.

Dos aviones de combate italianos escoltaron el avión.