El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) votará el domingo la propuesta francesa de enviar observadores a la ciudad siria de Alepo para supervisar la evacuación de civiles e informar sobre su protección, afirmaron este sábado diplomáticos.

El Consejo se reunirá a las 10H00 locales para tratar el borrador de resolución presentado por la delegación de París, a pesar de la oposición de Rusia, aliado del gobierno sirio, que tiene poder de veto en el organismo.

Francia hizo circular el viernes un texto en el que el Consejo se declara "alarmado" por la crisis humanitaria en esa ciudad y por el hecho de que "decenas de miles de habitantes sitiados en Alepo" necesitan ayuda de urgencia y ser evacuados.

Miles de civiles y los últimos combatientes de milicias opositoras al Ejecutivo de Bashar al Asad esperaban el sábado la reanudación de las operaciones de evacuación, un día después de su suspensión por el gobierno sirio.

Las fuerzas sirias asumieron esta semana el control completo de la zona oriental de la ciudad, que estaba en manos de los rebeldes desde 2012.

El embajador francés ante la ONU Francois Delattre dijo que la presencia internacional ha impedido que Alepo se convirtiera en otra Srebrenica, aludiendo a la masacre de miles de hombres y niños en 1995, cuando la ciudad bosnia cayó en manos de las fuerzas serbio-bosnias durante la guerra de los Balcanes, la mayor matanza producida en Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

"Nuestro objetivo al presentar esta resolución es evitar otro Srebrenica en esta etapa inmediatamente posterior a las operaciones militares", dijo Delattre a la AFP.

El proyecto de resolución pide al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, redesplegar rápidamente personal humanitario de Naciones Unidas ya presente en Siria en pos de una "vigilancia adecuada y neutra y de una observación directa de la evacuación de las partes sitiadas en Alepo".

El jefe de las Naciones Unidas debería informar al Consejo en un plazo de cinco días acerca de si ha logrado obtener el acuerdo del gobierno sirio para acceder a la zona. En repetidas ocasiones desde el inicio de la guerra en Siria, hace seis años, Damasco ha bloqueado el ingreso de personal de la ONU a las áreas de combate.

"Sinónimo de infierno"

El proyecto de resolución francés apunta a asegurar el "paso voluntario, seguro y digno de todos los civiles" de Alepo y otras áreas bajo supervisión de la ONU, dando prioridad a los heridos y a las personas en estado de mayor vulnerabilidad.

Exige igualmente protección para todo el personal de la salud que opera en hospitales y ambulancias, tras reportes de que las fuerzas sirias habrían bombardeado todas las instalaciones médicas en Alepo.

El texto menciona específicamente la necesidad de proteger los hospitales fronterizos de Atmeh, Darkush, Bab al-Hawa y Bab al-Salamah, donde muchos de los evacuados serían transferidos.

El Consejo también pide que se encamine ayuda humanitaria de urgencia a Alepo, que se encuentra bajo asedio desde julio pasado.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo el viernes que los observadores en el terreno pueden proporcionar "protección por medio de su presencia".

Sin embargo, el embajador ruso Vitaly Churkin indicó que encontró elementos "cuestionables" en la propuesta francesa, incluyendo la posibilidad de que los observadores puedan ser reasignados rápidamente.

Ban ha instado a las partes enfrentadas en Siria a reanudar la operación de evacuación y permitir a los civiles a salir de forma segura de la ciudad.

"Alepo es ahora un sinónimo de infierno", dijo.

abr