El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, quien ha dicho anteriormente que tiene la esperanza de continuar con la reforma migratoria este año, trató ayer de moderar las expectativas ante tal perspectiva al comentar que la desconfianza de los congresistas republicanos en el presidente, Barack Obama, podría evitar que la legislación se apruebe durante el 2014.

Nunca subestimé la dificultad de avanzar este año , afirmó Boehner. Luego agregó: Existe una duda generalizada sobre si se puede confiar en esta administración para hacer cumplir nuestras leyes. Va a ser difícil de mover cualquier legislación migratoria hasta que esa perspectiva cambie .

Su discurso parecía apartarse de los recientes comentarios públicos de Boehner, en los que parecía haber presionado por lograr un acuerdo en algún momento este año.

Sus declaraciones se producen dos días después de que el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, manifestara que pensaba que sería imposible para la Cámara y el Senado a establecer un acuerdo que lograra aprobarse en ambas cámaras en el 2014. Otros republicanos han argumentado que si Boehner persigue agresivamente la reforma migratoria en el 2014, podría significar la perdición para los republicanos de la Cámara que tienen de frente las campañas por su reelección en las votaciones intermedias de este año.

El Presidente de la Cámara hizo hincapié en la necesidad de una reforma migratoria, la cual ha sido vista como un paso crucial, a medida que el Partido Republicano intenta fortalecer su apoyo entre los votantes hispanos antes de las elecciones presidenciales del 2016. No obstante, reconoció que un proyecto de reforma integral será difícil de mover a través de la Cámara de Representantes y el Senado este año.

Éste es un tema importante en nuestro país, que ha sido postergado desde siempre, y tiene que abordarse , aseguró.

Sin embargo, el pueblo estadounidense, incluidos muchos de mis correligionarios, no confía en que la reforma de la que estamos hablando se implemente tal y como estaba destinada a ser , expuso.

El Presidente de la Cámara también se refirió a las negociaciones del techo de la deuda, en curso. No descartó la posibilidad de aprobar un proyecto de ley limpio, pero comentó que los representantes republicanos todavía consideran -si acaso hubiera- las concesiones a la solicitud del Presidente a cambio de aumentar el límite de endeudamiento de la nación.

Todavía estamos buscando las piezas de este rompecabezas. No queremos a dejar de pagar la deuda ni queremos incumplir , aseguró Boehner.

Al ser interrogado sobre la presunta incapacidad de lograr que los republicanos de la Cámara aprueben los planes para exigir que el Presidente apruebe el proyecto del oleoducto Keystone XL, como parte de un acuerdo sobre el techo de la deuda, Boehner dijo en broma:

La Madre Teresa ya es una santa ahora, pero si el Congreso quisiera canonizarla y, junto a esto, incluir el tema del techo de la deuda, es probable que no logremos 218 votos republicanos .

La broma de Boehner sobre la Madre Teresa no es la primera ocasión en la que los republicanos reconocen la dificultad que tienen para alinear a su conferencia en apoyo de un acuerdo sobre la deuda.

El miércoles, el representante republicano Patrick Tiberi expuso: En este momento, si el mismo Jesús fuera el Presidente de la Cámara, no podría obtener 218 votos republicanos .