El centro tecnológico de Shenzhen, en el sur de China, está avanzando en un plan para prohibir el consumo de perros y gatos, en un momento en que el país aumenta su combate contra el comercio de fauna salvaje, sospechosa del brote de coronavirus según los científicos.

Las regulaciones propuestas por el gobierno local incluyen una lista de nueve carnes cuyo consumo está permitido, como cerdo, pollo, vaca y conejo, además de pescado y marisco.

"Prohibir el consumo de animales salvajes es una práctica común en los países desarrollados y es un requisito universal de la civilización moderna", indicó el aviso.

Los científicos sospechan que el nuevo virus pasó de los animales a los humanos. Algunas de las primeras infecciones fueron halladas en personas con exposición a un mercado de fauna salvaje en la capital provincial de Hubei, Wuhan, donde se vendían murciélagos, serpientes, civetas y otros animales.

El documento reconoce el estatus de mascotas de perros y gatos, por lo que se prohibirá su consumo. Serpientes, tortugas y ranas fueron excluidas de la lista aprobada, pese a ser platos populares en el sur de China.

El resto de carnes permitidas es la de cordero, burro, patos, gansos y palomas. La propuesta destacó que hay más de 2,000 especies protegidas en China.

La propuesta de Shenzhen se conoce tras una decisión tomada el lunes por el gobierno central para prohibir de inmediato el comercio y consumo de animales salvajes, después de una suspensión inicial en enero.

Los que sean sorprendidos comiendo carne de animales protegidos serán multados con hasta 20,000 yuanes (2,850 dólares) y con hasta 2,000 yuanes por animales no protegidos, según el proyecto. Las tiendas que sirvan carne de especies protegidas serán penalizadas con hasta 50,000 yuanes.