China otorgará 20,000 millones de yuanes (3,100 millones de dólares) en subsidios a productores de granos para contrarrestar el alza de costos de los fertilizantes y el diésel, anunció el gabinete, en el último intento del gobierno para gestionar el impacto del aumento del precio de las materias primas.

El pago único de subsidios ayudará a estabilizar los ingresos, dijo el gabinete tras una reunión regular, según la emisora estatal CCTV, en un momento en que Pekín busca garantizar que sus agricultores mantengan los incentivos para seguir produciendo alimentos para la nación más poblada del mundo.

Los subsidios deberían ser pagados lo antes posible, para no perder la temporada agrícola”, agregó el gabinete chino tras el encuentro, encabezado por el primer ministro Li Keqiang.

Asimismo, se comprometió a hacer que los agricultores sigan queriendo plantar para la cosecha de verano, pidiendo un aumento de las materias primas agrícolas.

El costo del diésel, un producto petrolero refinado usado como combustible en la maquinaria agrícola, se ha disparado este año, ya que los precios referenciales del crudo han trepado cerca de 40% gracias a la recuperación de la demanda energética tras el brote de coronavirus.

El precio de los fertilizantes está muy influido también por los costos de la energía y el Ministerio de Agricultura de China instó a las regiones a fortalecer el suministro de fertilizantes durante el verano en medio de precios récord y existencias ajustadas.

Inflación al consumidor y al productor, al alza

Por su parte, la Oficina Nacional de Estadística (ONE) de China mostró que el registro del Índice de Precios al Productor (IPP) durante los últimos 12 meses se colocó en 9% anual durante mayo, una marca que superó las previsiones de los analistas, quienes pronosticaron 8.5 por ciento.

La cifra del IPP de mayo es 2.2 puntos porcentuales mayor que en abril y, en términos mensuales, constituyó un alza de 1.6 por ciento.

Este incremento se debe, en parte, al aumento de los precios internacionales del crudo, del mineral de hierro y de otros metales no ferruginosos, entre otras materias primas.

Los precios de la industria de la extracción del petróleo y el gas natural continuaron con un ascenso de 99.1% anual en mayo; los de la minería de metales ferruginosos crecieron 48%; los de la fundición y procesado de este tipo de metales, 38.1%; y los del procesado de petróleo, carbón y otros combustibles, 34.3 por ciento.

Por otro lado, la caída más pronunciada en el sector durante el quinto mes del año fue la de la manufactura de ordenadores, equipos de comunicaciones y otros equipos eléctricos (-0.8%), mismo dato que para la manufactura farmacéutica.

De igual forma, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) continuó con una racha alcista iniciada en marzo y, para el quinto mes del 2021, se situó en 1.3% anual.

Dong, el estadístico de la ONE, apuntó que los esfuerzos de los distintos actores por “garantizar el suministro y estabilizar los precios” lograron que éstos se mantuvieran en general, estables en el país asiático.

Se trata del tercer mes consecutivo de aumento del IPC en China, después del registro de 0.9% anual de abril y 0.4% de marzo, mientras que al inicio de año había arrancado con un retroceso de 0.3% anual en enero y de 0.2% en febrero.

Las cifras de la ONE muestran que los precios de los alimentos aumentaron 0.3% anual en el quinto mes del año y los no alimentarios lo hicieron en 1.6  por ciento.

valores@eleconomista.mx