Pekín. Ayer, China obligó a un periodista del New York Times a abandonar el país, la última de una serie de acciones gubernamentales dirigidas a los periodistas.

Austin Ramzy, un periodista que anteriormente trabajó durante seis años en China para la revista Time, no obtuvo una visa de periodista desde que se mudó al periódico el año pasado. Y, con la perspectiva de una visa a punto de expirar, abordó un vuelo a Taipei, Taiwán, ayer por la tarde.

La salida forzada de Ramzy dará lugar a la primera vez en la que un corresponsal del Times queda varado en Taiwán, una isla que China considera una provincia rebelde que debe reunificarse, por la fuerza si es necesario.

Los periodistas del Times y Bloomberg News se han encontrado con problemas de visado, debido a que ambas organizaciones publicaron artículos sobre la riqueza y la corrupción entre los líderes del Partido Comunista. La enorme riqueza adquirida por los principitos -los familiares de las figuras de élite dentro del gobierno- es considerada una cuestión especialmente sensible por el régimen.

El mes pasado, a medida que las visas de los periodistas del Times, Bloomberg News y otros medios de comunicación se acercaban a su expiración, el gobierno se negó a tramitar sus solicitudes hasta el último momento. El gobierno cedió después de un exhorto personal hecho por el vicepresidente de EU, Joe Biden, al Presidente de China.