Washington. La batalla de Twitter y Facebook en contra del gobierno chino escaló un nuevo peldaño, cuando Beijing defendió su derecho a difundir sus opiniones en las redes sociales, incluso pasando por encima de las normativas de las propias empresas, diseñadas para frenar la propagación de la desinformación.

La dura respuesta de China, expresada por el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, en una conferencia de prensa en Beijing, se produce un día después de que Twitter y Facebook señalaran al gobierno chino como responsable de un “comportamiento coordinado” antidemocrático en redes sociales para poner fin a las manifestaciones políticas en Hong Kong.

Los señalamientos críticos de Twitter y Facebook en contra del gobierno chino no tienen parangón.

Algunas de las miles de cuentas cerradas por las compañías tenían perfiles falsos, pues afirmaban ser de otros países, incluidas numerosas ciudades de Estados Unidos.

Twitter refirió que se utilizaron herramientas tecnológicas llamadas VPN para falsificar las ubicaciones de los usuarios. Geng justificó el señalamiento asegurando que las cuentas no fueron abiertas por equipos de desinformación del gobierno, sino por estudiantes chinos y otras personas que viven en el extranjero, que “por supuesto tienen derecho a expresar su punto de vista”, según informó Reuters.

“(Ante) lo que está sucediendo en Hong Kong, la gente tendrá su propio juicio”, dijo Geng. Añadió: “¿Por qué lo que presentan los medios oficiales de China es falso?”.

Ni Twitter ni Facebook respondieron a la solicitud que les hizo The Washington Post para que fijaran alguna postura.

Los comentarios de Geng demuestran el desafío al que enfrentaron las compañías de redes sociales en su intento de combatir las estrategias de desinformación utilizadas por los rusos en las elecciones presidenciales de EU.

Trump, a favor de la desinformación.

Este debate global en contra de la información falsa tiene eco en Estados Unidos, país donde el presidente Trump y muchos conservadores han lanzado duras críticas en contra de las redes sociales por ser demasiado agresivas en cuanto al bloqueo de cuentas.

Trump celebró una cumbre en la Casa Blanca en contra de este tipo de normativas que intentan aplicar las principales redes sociales.

Analistas de la desinformación aplaudieron las acciones de Twitter y Facebook en China.

Twitter cerró 1,000 cuentas que alimentaban otras 200,000. Facebook hizo lo propio con cinco cuentas, siete páginas y tres grupos con identidad falsa.