Beijing. El Poder Legislativo de China aprobó la primera ley antiterrorismo del país, entre preocupaciones de que sus requerimientos para que empresas de tecnología compartan información con el gobierno pudieran dañar intereses de negocios y transgredir más los derechos humanos.

La Asamblea Popular Nacional de China dijo que su comisión permanente adoptó la ley el domingo por votación unánime. La ley entra en efecto el 1 de enero.

Washington ha manifestado preocupación respecto del probable impacto de la ley sobre negocios de tecnología y la libertad de expresión.

Funcionarios chinos de alto rango dicen que las obligaciones requeridas a compañías de telecomunicación e Internet son necesarias porque los terroristas están recurriendo cada vez más al ciberespacio. Mencionan que China ha balanceado las necesidades de combate al terrorismo con la protección a intereses empresariales y derechos públicos.

Regulaciones relevantes en la ley antiterrorista no afectarán las operaciones normales de negocios de compañías, y nosotros no usamos la ley para instalar ‘puertas traseras’ para violar derechos de propiedad intelectual de compañías , dijo Li Shouwei, de la Comisión de Asuntos Legislativos de la Comisión Permanente de la Asamblea Popular Nacional.

La ley no dañará la libertad de expresión o religión de la gente , refirió Li.

Beijing sostiene que el país es una víctima de terrorismo después de que ocurrieron violentos enfrentamientos étnicos en los que estuvieron involucrados miembros de la minoría musulmana uigur en la región de Xinjiang, en el extremo noroeste de la nación, aunque expertos extranjeros han argumentado que no existe prueba de vínculos extranjeros y que la violencia en Xinjiang podría ser de origen interno.

China ha acusado a Occidente de tener doble moral. Beijing rechazó recientemente renovar credenciales de prensa a una periodista francesa por cuestionar la comparación por parte de Beijing de conflictos étnicos con terrorismo global.