Lima. El presidente peruano, Pedro Castillo, anunció el día de ayer 06 de octubre, la renuncia (con pinta de despido) de su polémico primer ministro Guido Bellido, un dirigente del partido oficialista Perú Libre de línea marxista, en una nueva tormenta política en el país minero a poco más de dos meses de asumir el gobierno de izquierda.

En un breve mensaje, Castillo afirmó que aceptó la dimisión de Bellido "en favor de la gobernabilidad" de la nación andina.

La renuncia ocurre tras enfrentamientos con el Congreso y fuertes críticas de la oposición a Bellido, que es investigado por apología al terrorismo por una antigua publicación en Facebook en la que aparece defendiendo a una exrebelde del grupo maoísta Sendero Luminoso.

Bellido, quien era poco conocido antes de asumir al cargo, había manifestado que iba a solicitar un "voto de confianza" en el Congreso en defensa de un ministro, lo que podría haber generado una crisis si era rechazado por los legisladores porque se iba a debilitar la relación del Parlamento con el Gobierno.

"El equilibrio de poderes es el puente entre el estado de derecho y la democracia, debe procurar tranquilidad y cohesión en el gobierno. Tanto la cuestión de confianza, la interpelación y la censura no deberían usarse para crear inestabilidad política", dijo Castillo en su mensaje televisado.

“Por lo pronto, el presidente ha dado un buen paso (para) desprenderse de Bellido que estaba torpedeando abiertamente su gestión”, indicó el congresista Roberto Chiabra del partido Alianza para el Progreso.

“En primer lugar, se deben de ir; el ministro de trabajo Iber Maraví, el ministro de Transportes y el de Ambiente que tiene una denuncia por violencia física y psicológica por su familia. Y no sé qué cosa hacen en un gabinete que lucha contra la violencia contra la mujer. Lo que queremos los peruanos es que haya un gabinete que lo ayude al presidente a gobernar”, concluyó Chiabra.

Ratifica a ministro de Economía

El renunciante primer ministro había protagonizado además enfrentamientos públicos con el ministro de Justicia y el canciller.

En su sustitución, la expresidenta del Congreso, Mirtha Vázquez fue designada como primer ministro.

Asimismo, otros seis cargos fueron renovados como el de Energía y Minas, Interior, Cultura y Educación.

Algunos ministros que estaban en funciones fueron ratificados, entre ellos el moderado ministro de Economía, Pedro Francke, que ha dado tranquilidad a los mercados financieros. Hernando Cevallos se mantendrá al frente del ministerio de salud, lo mismo harán los ministros en Ambiente, de Vivienda, construcción y saneamiento y el de Turismo.