La Casa Blanca cuestionó este miércoles la decisión del semanario satírico francés Charlie Hebdo de publicar caricaturas del profeta Mahoma, pero destacó que nada de ello puede justificar la violencia.

"Tenemos cuestionamientos sobre el juicio que condujo a publicar tales cosas", dijo el portavoz del presidente Barack Obama, Jay Carney. El vocero destacó además el apoyo de Washington a la libertad de prensa y advirtió que esas caricaturas "no justican en ningún caso la violencia".

mac