El exasesor de la campaña de Trump, Carter Page, negó que fuera un agente de inteligencia vinculado con Rusia, mientras que varios legisladores aparecieron en los programas políticos matutinos para instar al presidente Trump a actuar con mayor dureza hacia el Kremlin.

La negación de Page fue su primera respuesta pública en contra de la noticia revelada el sábado de que él fue espiado por agencias de Inteligencia estadounidenses y entre los resultados aparecen llamadas telefónicas donde queda claro que realizaba “actividades de inteligencia clandestinas” en nombre de Rusia. Dijo que las acusaciones de que él trabajaba para los rusos como agente o asesor informal son “ridículas” y una “completa broma”.

“Nunca he sido un agente de una potencia extranjera por ningún lado de la imaginación”, dijo Page en el programa State of the Unión de CNN.

Trump lo defiende

El presidente Donald Trump dijo el domingo que documentos recientemente divulgados relacionados a grabaciones secretas de su exasesor de campaña Carter Page “confirman con poco margen de duda” que los servicios de inteligencia engañaron a las cortes que autorizaron las grabaciones. Pero legisladores de ambos partidos dijeron que los documentos no indican nada inapropiado.

Los documentos han sido el centro de una tormenta política durante meses. Algunos republicanos han insinuado que el FBI tergiversó evidencias para obtener autorización judicial para vigilar a Page mientras investigaban posible conspiración entre el gobierno ruso y el asesor de Trump. Los documentos no fueron públicos hasta el sábado, cuando salieron a la luz a través de la Ley de Libertad de Información.

Los documentos judiciales, a pesar de tener secciones censuradas, muestran que el FBI le dijo al tribunal que Page “ha estado colaborando y conspirando con el gobierno ruso”. La agencia también dijo a la corte que “el FBI cree que Page ha sido blanco de los intentos del gobierno ruso por reclutarlo”.

La senadora republicana Lindsey O. Graham, alguna vez aliada de Trump, le suplicó al presidente en un programa de CBS News, que imponga “nuevas sanciones y sanciones duras” a Rusia antes de que Putin visite Washington.