Donald Trump presumió el 10 de enero pasado de haberle vendido a Noruega varios aviones de combate F-52 y F-53, algo que probablemente confundió a los gobiernos de distintos países del mundo, como Rusia, e incluso, a algunas autoridades de Estados Unidos. La razón de esta confusión es que los aviones F-52 no forman parte del inventario aéreo del ejército estadounidense, ya que solo existen en el popular videojuego Call of Duty.   

“En noviembre comenzamos a entregar los primeros jets de combate F-52 y F-53. Tenemos un total de 53 aviones y algunos de ellos fueron entregados antes de lo previsto”, dijo Trump en una conferencia conjunta con la primer ministra de Noruega, Erna Solberg, en la Casa Blanca, el miércoles pasado.

De acuerdo con el diario estadounidense The Washington Post, Trump estaba leyendo su declaración, por lo que al parecer confundió la cifra de 52 aviones F-53 en total con la designación usada por el ejército para llamar a estos jets de combate, con lo que el resultado fue un error al nombrar los aviones F-52, que sólo pueden ser utilizados en una pantalla mientras se juega Call of Duty: Advanced Warfare.

Según el diario, Lockheed Martin, la compañía que construye los jets de combate F-53, dijo que el gobierno noruego ha autorizado el financiamiento para adquirir 40 F-35 y a aceptado la entrega de 10 hasta la fecha.      

“La compañía no dijo si tenía un programa de aviones F-52 en desarrollo”, refiere TWP.

El F-52 es un jet de combate que figura en el videojuego Call of Duty: Advanced Warfare, lanzado a finales del 2014. Dentro del videojuego, el avión está al servicio de Estados Unidos y de la Fuerza de Tarea Sentinel, de acuerdo con un fandom del juego.

“Está equipado con postcombustión que le otorga una mayor velocidad (…), frenos de aire, que hacen que el caza tenga una mejor maniobrabilidad en vueltas cerradas o para evadir el fuego enemigo. Su artillería primaria incluye un cañón giratorio con ametralladoras y misiles”, refiere el fandom sobre Call of Duty.

De acuerdo con The Washington Post, la Casa Blanca no hizo comentarios al respecto de la declaración de Trump.

 

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx