San Salvador. Los salvadoreños votaron el día de ayer 28 de febrero, para renovar el Congreso y las alcaldías, en unas elecciones cruciales para el presidente Nayib Bukele, que busca afianzar su poder con una mayoría legislativa.

Más de 5.3 salvadoreños fueron convocados para renovar los 84 diputados de la Asamblea Legislativa y 262 consejos municipales. La jornada se celebró bajo la vigilancia de unos 40,000 efectivos de seguridad, entre policías y militares y observadores internacionales.

Los centros electorales abrieron hasta con un retraso de dos horas, lo que provocó un airado reclamo de Bukele para denunciar un posible fraude del cual acusó al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Reclamo presidencial

"Decían que era mentira, que era imposible que el (TSE) hiciera fraude, si eran los garantes de la institucionalidad, del Estado de derecho. Se los dijimos 1,000 veces, que por corrupción o incompetencia, todo lo harían mal", escribió el mandatario en Twitter.

Horas más tarde, en conferencia de prensa antes de emitir su voto, Bukele insistió en el tema, pero evitó hablar de "fraude". En cambio, aludió a "irregularidades generalizadas, no intencionales y también intencionales".

La jefe de la misión de observadores de la OEA, María Eugenia Vidal, destacó a media jornada que la contienda se desarrollaba "en paz, en tranquilidad", y celebró la participación de los electores pese a la pandemia.