Londres. El gobierno del Reino Unido opera sobre la base de que no habrá un nuevo acuerdo de Brexit con la Unión Europea (UE), reveló en un artículo Michael Gove, el ministro encargado de los preparativos para una salida sin pacto.

El llamado canciller del ducado de Lancaster sostiene que una retirada del bloque no negociada “es una perspectiva muy real”, por lo que se realizará una gran campaña nacional de información para preparar a la población.

“Con un nuevo primer ministro, un nuevo gobierno y una misión más clara, saldremos de la UE el 31 de octubre. Sin condiciones ni peros. Sin más retrasos. El Brexit va a suceder”, escribe en The Sunday Times.

Gove advierte que los líderes comunitarios insisten en que no van a renegociar el tratado que firmaron con la anterior primera ministra, Theresa May.

“Aún tenemos la esperanza de que cambien de opinión, pero debemos operar sobre la base de que no lo harán”, sostiene.

“Plato recalentado”

El Ejecutivo conservador “hará lo posible” por conseguir un nuevo pacto, pero “no se puede recalentar un plato que ha sido rechazado y esperar que sea más apetitoso”.

En otra noticia, el periódico informa también que el primer ministro Boris Johnson ha constituido un “gabinete de guerra” con seis ministros varones de confianza cuya misión es garantizar que el país sale de la UE en la fecha prevista por “los medios que sean necesarios”.

En The Sunday Telegraph, el ministro de Economía Sajid Javid —parte de este grupo— revela que destinará “una financiación adicional significativa” para facilitar la partida con o sin acuerdo, lo que incluye la mencionada campaña informativa.

Entre otras medidas, se contratará a 500 agentes de aduanas extra y se introducirá más infraestructura en los puertos a fin de minimizar los retrasos en los controles de mercancías, señala.

Por otra parte, la ministra del Interior, Priti Patel, informa en un artículo en el Mail on Sunday que encargará a una comisión asesora sobre inmigración que analice el sistema migratorio por puntos que aplica a Australia para trasladarlo al Reino Unido.

Por lo pronto, el gobierno de Boris Johnson da muestras de seguridad de que va con todo al 31 de octubre.