Edimburgo. Escocia fijará los términos y el calendario para un nuevo referéndum sobre su independencia antes de mayo del próximo año, anunció el día de ayer 1 de septiembre, la primera ministra Nicola Sturgeon al presentar su programa legislativo.

“Antes de que termine esta legislatura publicaremos un proyecto de ley” sobre los detalles de la votación, “y luego, en las elecciones (legislativas escocesas) del año próximo, defenderemos el caso de Escocia para que se convierta en un país independiente y buscaremos un claro respaldo al derecho de Escocia a elegir nuestro propio futuro”, subrayó.

La creciente presión de Sturgeon para lograr que se permita una segunda consulta de autodeterminación tras la del 2014 amenaza con convertirse en un gran dolor de cabeza para el primer ministro británico Boris Johnson, que se ha negado ya repetidas veces a autorizarlo.

En el 2014, los escoceses votaron a favor de permanecer en el Reino Unido (55% contra 45%). Uno de los principales argumentos contra la independencia fue entonces el riesgo de verse expulsados de la Unión Europea (UE).

Pero dos años después, llegó el referéndum sobre el Brexit en que los escoceses votaron claramente por permanecer dentro de la UE.