La Paz, Bolivia- Bolivia inició el sábado su colorido carnaval con un derroche de danzas folclóricas y música en todas sus regiones, desde los Andes hasta la amazonia, en medio de la emergencia declarada por las inundaciones en las tierras bajas.

La más fastuosa es la entrada de Oruro, ciudad minera en el altiplano, 180 kilómetros al sur de La Paz, donde agrupaciones folclóricas iniciaron a las 7 de la mañana el desfile por las calles en honor de la Virgen del Socavón.

Entre las danzas destaca por su colorido, rico vestuario y espectaculares máscaras la diablada, una alegoría al bien y el mal en honor del diablo, del que se cree que habita los socavones de las minas. En medio del fragor del baile satanás se convierte y hace su ingreso al templo de rodillas para rendir pleitesía a la Virgen María.

El Carnaval de Oruro ha sido declarado Obra Maestra del Patrimonio Oral de la Humanidad por la Unesco. La fiesta callejera se prolongará hasta el domingo.

Similares festividades tienen lugar en otras ciudades andinas mientras que en Santa Cruz, en el oriente, lujosas carrozas con reinas y danzas de la región tomarán las calles de la ciudad desde el sábado en la noche.

La festividad concluirá el martes con un ritual de agradecimiento a la Pachamama (Madre Tierra).

Este año el carnaval se ha visto opacado por las peores inundaciones de los últimos cinco años, con miles de evacuados a albergues temporales en la región amazónica, aunque en los últimos días las lluvias han dado una tregua y los ríos han dejado de crecer en las zonas bajas.

Varias autoridades e instituciones llamaron a suspender los festejos en solidaridad con los más castigados, pero se impuso la tradición.

RRR