Washington. El presidente estadounidense, Joe Biden, ofreció el día de ayer asilo temporal por 18 meses a aquellos ciudadanos de Hong Kong que se encuentran actualmente en Estados Unidos y que teman regresar por la "represión" de China.

Biden dijo que este amparo reconoce "la erosión significativa" de los derechos y libertades en la antigua colonia británica por parte del gobierno chino.

"Al imponer unilateralmente a Hong Kong la Ley de la República Popular China sobre la salvaguardia de la seguridad nacional en la Región Administrativa Especial de Hong Kong, la República Popular China ha socavado el disfrute de los derechos y libertades en Hong Kong, incluidos los protegidos por la Ley Fundamental y la Declaración Conjunta Sino-Británica", indicó en un memorando.

Hong Kong fue restituida por Londres a Pekín en 1997 en un acuerdo que pretendía garantizar, durante 50 años, unas libertades desconocidas en el resto de China.

Biden citó los "arrestos por motivos políticos" de más de 100 dirigentes opositores y manifestantes por cargos bajo la ley de seguridad nacional, que incluyen presunta secesión, subversión y actividades terroristas.

Más de 10,000 personas han sido detenidas en relación con protestas contra el gobierno, dijo.

La decisión de Biden permite a los residentes de Hong Kong que se encuentran actualmente en Estados Unidos residir y trabajar legalmente durante 18 meses.