La píldora antiviral experimental para el Covid-19 de Atea Pharmaceuticals, que desarrolla con Roche, no logró ayudar a los pacientes con enfermedad leve en un pequeño estudio de pacientes de bajo riesgo, lo que hizo que las acciones del fabricante de medicamentos estadounidense se desplomaran más del 70% la mañana de este martes.

Como resultado, la compañía dijo que no realizará la presentación prevista de los datos de un estudio más grande de última etapa este trimestre, y en su lugar está considerando modificar ese ensayo con una posible lectura de datos retrasada hasta la segunda mitad de 2022.

La noticia sitúa a Atea y a Roche muy por detrás de la estadounidense Merck en la carrera hacia una pastilla para tratar el Covid-19.

Merck solicitó la semana pasada la autorización de uso urgente de su fármaco en Estados Unidos tras demostrar que reducía la tasa de hospitalización y muerte en un 50% en un ensayo con pacientes de leves a moderados que tenían al menos un factor de riesgo de la enfermedad.

Pfizer debe presentar los datos de su antiviral este mismo trimestre.

Las acciones de Atea se desplomaron un 70% hasta los 12.13 dólares tras la apertura de Wall Street, mientras que las de Roche caían un 3% y las de Pfizer subían casi un 1 por ciento.

Atea dijo que el tratamiento no mostró una clara reducción de la carga viral del SARS-CoV-2 en la población general de pacientes con Covid-19 leve o moderado en comparación con el placebo en el estudio de la etapa media.

Sin embargo, la carga viral se redujo en los pacientes de alto riesgo con enfermedades subyacentes.